por la Dra. Mª Victoria Fonseca, catedrática de Física Atómica,

Nuclear y Molecular de la Universidad Complutense de Madrid

para más información, consultar la web:

La Realidad desde la Física Cuántica

Resultado de imagen de física cuántica

Lo primero es definir de forma sencilla qué es la Física o Mecánica Cuántica para situarnos en el contexto adecuado, y a continuación veremos sus asombrosos fenómenos.

La Mecánica Cuántica es la rama de la Física que estudia la materia a escalas muy pequeñas: a nivel molecular, atómico y todavía menores. Contempla aquello que no se ve y explica los fenómenos desde lo no visible.

Se caracteriza principalmente por no ser determinista sino probabilista. Por tanto, es la ciencia que estudia los fenómenos desde el punto de vista de la totalidad de las posibilidades. Y también se caracteriza por el comportamiento de la Energía, pues en los sistemas ligados como por ejemplo el átomo, la energía no se intercambia de forma continua, sino en forma discreta, lo cual implica la existencia de paquetes mínimos de energía, llamados cuantos.

Sus propiedades son muy diferentes a las de la Física Clásica, que describen la materia y la naturaleza a nuestra escala.

Gracias a su descubrimiento  hemos podido desarrollar toda  la electrónica que conocemos a día de hoy, por ejemplo, los ordenadores, los móviles, los bisturíes de láser utilizados en medicina, los nuevos materiales de vitrocerámica, los reproductores de CD y DVD, los escáneres de códigos de barras utilizados en supermercados y grandes superficies, los relojes atómicos de alta precisión, los termómetros ultra-precisos utilizados en la industria, o las herramientas de corte y soldadura.

Veamos ahora algunos de sus asombrosos fenómenos. Aunque parezca increíble, todos estos principios y fenómenos cuánticos se han comprobado con numerosos experimentos, confirmándose cada uno de ellos. Por esta razón, muchos científicos aseguran que la Física Cuántica es la ciencia más exacta, aunque todavía no lo comprendamos de forma integral.

 

1.- El fenómeno de entrelazamiento: Nos confirma que un electrón que se encuentra en nuestro ordenador puede estar entrelazado con otro electrón ubicado en otro planeta. Cuando modificamos el estado de alguno de los electrones, el otro instantáneamente cambia.

2.- El fenómeno de superposición: Nos afirma que un electrón puede estar al mismo tiempo presente en el tenedor de tu mesa, en la roca de una montaña de tu pueblo o en un planeta fuera del sistema solar. Es decir, una partícula está presente en muchos lugares a la vez con diferentes probabilidades, siempre y cuando no sea observada.

3.- El efecto túnel: Nos indica que un electrón puede atravesar la muralla China o distintas paredes delgadas de energía como si fuera un fantasma. Esto se debe a la dualidad onda-partícula, que confirma la mecánica cuántica.

 

Esta asombrosa ciencia “contempla lo no medible”, observa y atestigua las tendencias, como son la no localidad y el indeterminismo de las partículas. Pero estas características las explicaremos en el siguiente artículo que dediquemos en este blog a la Física Cuántica.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*