Mitología Contemporánea. Juego de Tronos

Ciclo El Pensamiento Simbólico

Juego de Tronos. Mitología Contemporánea

Juego de Tronos tiene un simbolismo exuberante, misterioso y cruel, lleno de magia y brujería, encarnando una simbiosis de vida medieval con antiguos mitos paganos y animales de poder asociados a cada Casa, llevando a desarrollar los hechos de manera instintiva, frenética y violenta. Sucesos marcados por el incesto, la lujuria, la traición, la crueldad, la manipulación y la supervivencia.

Nada es fruto de la casualidad y muchos de estos símbolos y alegorías son arquetípicas, atemporales y arcanas, que reflejan las profundidades de nuestra psique.

Una psique que, a pesar de conformar el inconsciente colectivo desde que el hombre es hombre, está aflorando en esta época. Una época sobre la cual varios autores (incluido el fallecido Umberto Eco) han hablado, afirmando categóricamente que esta “sociedad moderna” ha ingresado en una Nueva Edad Media u Oscurantismo de la humanidad.

El interés mundial que suscita Juego de Tronos indica algo aún más apasionante de lo que podemos sospechar a simple vista, ya que muestra una alegoría y paralelismo con nuestros tiempos, llenos de actos políticos perversos con usurpación descarada del poder, fanatismos religiosos, crímenes masivos, gente desaparecida, colectivos zombis tecnológicos, vientos de guerra y un futuro sombrío; con la sociedad “encerrada” en su realidad inmediata, como poseídos por un feudalismo interno, con un tratamiento de la información tan masivo que ya no informa nada.

En una sociedad ignorante de su propio futuro colectivo (como la de Juego de Tronos), este futuro empieza a marcar el “principio de la supervivencia” y quizá el “fin de la historia”, tal y como la conocemos. Pero entre toda esta barbarie y oscuridad, aún queda esperanza: la posibilidad de encontrar nuestra magia y poder interior, casi por supervivencia, y enfrentarlo al inevitable destino que se avecina.

Sólo así, igual que los miembros de las Casas, podremos sobrevivir al Invierno