Resultado de imagen de consolidaciónEstamos hilvanado diversos temas, pero todavía no hemos profundizado en ellos. Es necesario volverlos a tocar desde otros enfoques, y así conseguiremos generar una visión sólida e integradora del psiquismo humano.

Por ahora vamos a ahondar en la solución de todo aquello que todavía te agobia o te hace sufrir en tu día a día. Tenemos muchos malentendidos acumulados por la falta de información y formación al respecto.

Vamos a resumir lo que hemos visto en los post de Psicología Transpersonal de este Blog.

Hemos contemplado los cambios que surgen cada vez que comienzas algo o que nace algo nuevo en tu vida, así como la actitud que tomas ante este cambio. La resistencia que puede surgir y también el sabor y la vibración que viene de atreverte, de lanzarte.

También vimos como a través de tu sensibilidad percibes la alegría y disfrutas de estar viva/o, pero también como tu poderoso inconsciente graba todo aquello que te ha causado una impresión fuerte o que ha sido importante para tu estabilidad emocional y anímica.

Consideramos como estas grabaciones están hasta hoy influyendo sobre ti. Se te ha invitado a hacer una Historia de tu Vida, desde recuerdos remotos hasta el día de hoy, y  se te sugirió que vieras esta historia como si no fuera la tuya, buscando cuál es su núcleo central, aquello que llama tu atención y se repite.

Finalmente hemos mencionado de refilón la importante influencia de los ancestros, así como la idea de un plan espiritual trazado para ti.

Mucho tema para tan poco tiempo. Ahora toca ir introduciendo ejercicios concretos, para que puedas obtener los frutos de tu trabajo.

En Escandinavia algunas empresas siguen una política llamada “Slow Down” (ralentizar). Es algo como “no por mucho madrugar amanece más temprano”. Se trata de darle un tiempo más largo de lo que parece necesario para los proyectos, con el fin de madurar al máximo su funcionalidad y eficiencia, sin cometer los errores y despistes que ocurren cuando tienes prisa. Con esta idea estamos tratando también tu trabajo interior. Es un concepto muy importante: no tener prisa. La prisa atrasa las cosas y les quita calidad.

La tranquilidad trae una calidad muy distinta, más amorosa. Sientes respeto por ti misma/o, puedes disfrutar hasta de las cosas más sosas y cansadas, es todo distinto. ¡Y la eficiencia es igual o mayor! Con este enfoque vamos desarrollar los siguientes post.

Ahora vamos a por resultados. Ya queremos ser más felices, ya queremos manejar nuestras emociones, ya basta de sufrir, basta de negatividad, de drama. Lo que queremos es amarnos más y tener complicidad, saber sentir al otro/a, llegar al otro/a. Esta es nuestra meta.

Un viejo texto del buen amigo Adolfo Mizrahi, que en ese momento acababa de perder a su perrita con la que convivió durante 10 años, nos va a ilustrar un mensaje fundamental en el trabajo interior, el afecto. Lo escribió desde el corazón, y por ello, conserva su energía original:

 

“Cuando nos vinculamos afectivamente con una persona

 la vamos percibiendo según  lo que queremos ver en ella de acuerdo a nuestra realidad interior

 y muchas veces es muy distinto a como se ve ella a si misma.

Es como si nos fuéramos relacionando con personas creadas por nosotros, personas virtuales.

Muchas parejas adolecen de esta doble visión y viven la relación con suma dificultad.

A veces la relación dura mucho tiempo, tal vez años y sin embargo es como si no se conocieran.

 

Cuando tú te vinculas afectivamente, construyes hilos invisibles como vinculo

y si la relación se rompe, se rompen esos conductos quánticos

generando un gran vacío energético doloroso que cuesta reconstruir.

Esos lazos afectivos, también los puedes crear con plantas, animales de compañía,

objetos que tienen recuerdos, objetos religiosos, etc..

 

Nuestras emociones se implican en este proceso afectivo a través de energía en movimiento…

Todo lo que vemos, tocamos o percibimos -las personas, los animales, las piedras, las plantas…-

intercambia energía con nosotros.

 

En mi consulta tengo un patio pequeño de apenas dos metros de ancho y la gente

se sorprende agradablemente cuando ve como crecen mis plantas, parece un pequeño bosque.  

Estas plantas no solo se alimentan de la tierra, y el agua, sino también de  energía calida

y amorosa que se desprende en el intercambio afectivo con mis clientes que la miran a diario en cada sesión.

Los vínculos afectivos sólidos son los que se construyen de a pedacitos de tiempo,

de pequeñas vivencias y también de silencios compartidos.

Saint- Exupéry dijo:”fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante”.

 

Hace poco se ha muerto mi hermosa perrita y su muerte me afectó, tal vez porque puse en ella

lo que yo necesitaba dar y recibir en este momento de mi vida.

Puede, como lo dicho anteriormente, que yo sintiera muchas cosas que ella no sentía,

es decir que haya sido mi realidad, no la suya, sin embargo el intercambio

de energía afectiva que tuve con ella fue sutil pero muy intenso.”

 

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster Transpersonal y Juego de la Atención. Para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*