El saboteamiento de uno mismo

0
351

Muchas veces decimos “yo soy así” y “yo ya me conozco de sobra”

Pero ¿es eso verdad?

En general nos identificamos con nuestra personalidad o carácter, pero eso no es realmente lo que somos. Sí podemos reconocernos en nuestra manera de reaccionar o de comportarnos, pero si esa forma de actuar no nos da felicidad, en realidad no está en consonancia con nuestro verdadero ser o esencia, sino que está más en relación con nuestra personalidad o ego. La palabra “persona” viene del latín ¨persöna” que significaba máscara (de actor).

Master Profesional Terapia Transpersonal

Tenemos la falsa idea de que la personalidad no se puede cambiar, y claro que supone más una transformación que un simple cambio, pero está en nuestras manos iniciar el proceso si realmente lo queremos.

Voluntad para cambiar

También pensamos que los cambio los puedo decidir yo con la voluntad, y cuando no podemos hacer ese cambio que queremos nos decimos: “es que no tengo voluntad”, pero eso también es una falsa creencia. Nuestra voluntad forma parte del pico de iceberg, pero lo que mueve nuestro comportamiento, subyace fundamentalmente en el subconsciente que es la parte del iceberg que está por debajo del agua de lo visible, mientras no entendamos cómo funciona nuestro subconsciente, nuestro cuerpo (que está directamente relacionado con él) y nuestra mente (o programa), realmente no seremos libres, sino autómatas, o personas reactivas. Es decir, que si nos tocan una determinada tecla, reaccionaremos siempre de la misma manera automática. Es decir, estaremos presos de nuestra personalidad.

En nuestra mano está decidir si queremos mirar más allá o no. Para ello se necesita coraje. Nos puede dar miedo mirar más allá, porque ahí se encuentra la incertidumbre y lo desconocido, y podemos decirnos, “no necesito cambiar, estoy bien como estoy” y sin embargo tenemos partes en nuestro interior en conflicto. Voces que nos insultan o nos descorazonan en perseguir nuestros sueños.

Decide como quieres ser

Como digo es una elección. Si estás satisfecho con tu vida y eres feliz, no necesitas cambiar nada. Por el contrario, si sientes vacío, tienes un saboteador interno o tu vida es un caos, puede ser el momento de plantearte mirar más allá.

Paloma Cervera. Psicóloga

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí