por Palmira Pozuelo, farmacéutica naturista

para más información, consultar nuestra web:

“Ciclo Árbol Eje de la Salud”
Resultado de imagen de universo intestinal salud

Al iridólogo y médico alternativo Bernard Jensen se le atribuye la frase “la muerte empieza en el colon”, por ser el lugar donde se almacenan los desechos y tóxicos para ser eliminados del organismo, y donde se van a ir acumulando si no hay una adecuada higiene y funcionamiento intestinal, pero prefiero la frase de Paracelso: “La salud empieza en el intestino”.

Durante mis diez años de experiencia como farmacéutica rural pude comprobar que uno de los principales problemas de la población era el estreñimiento y la depresión. Había dos tipos de medicamentos muy demandados: los laxantes por un lado, y por otro los tranquilizantes y antidepresivos. Quizá en principio no se vea ninguna relación entre ambos problemas, ¿qué tendrá que ver el intestino con el cerebro?, pero un mal funcionamiento intestinal genera una menor síntesis de neurotransmisores, como la serotonina, que influyen en el estado de ánimo y contribuyen a la tranquilidad y al bienestar físico y anímico. Al intestino lo han llamado “el cerebro inferior” y es que contiene más de cien mil millones de neuronas, casi tantas como el cerebro, y hoy en día sabemos que por cada 10 mensajes entre cerebro e intestino, 9 se dirigen del intestino al cerebro, y que también el 90% de la serotonina se sintetiza a nivel intestinal. Sería pues mucho más adecuado comenzar a tratar un estado depresivo restaurando la salud intestinal.

Teniendo en cuenta que por cada célula humana hay 9 bacterianas, casi 40 billones de microbios, aproximadamente cada dos kilogramos de nuestro peso son bacterias, es decir, no somos nosotros como seres humanos. Estos seres están interactuando con su genoma en el nuestro y son muchos más que nosotros. Tenemos 25.000 genes contenidos en nuestras células, pero poseemos 20 veces más de genes no humanos procedentes de las bacterias. Observando todo esto llegamos a la conclusión de que somos un verdadero ecosistema humano-bacteriano y que las bacterias juegan un papel fundamental en nuestra vida, mucho más de lo que pensamos, pues según las últimas investigaciones estos seres actúan en comunidad y poseen inteligencia.

Cuanto más se va conociendo acerca del intestino más nos sorprendemos. Me encanta y apasiona todo lo que se va conociendo sobre la psicobiota, es decir, cómo según la composición de nuestra flora intestinal se modifica nuestro estado de ánimo e incluso nuestro carácter. Nuestra ansiedad o avidez por los dulces puede ser demandada por la necesidad de azúcar de estos pequeños seres, la tendencia a la obesidad depende de que tengamos una mayor población de firmicutes que de bacteroides, la hora en la que nos despertamos es activada también por ellos, alergias e intolerancias tienen como eje el intestino, y sobre todo y lo más importante, la salud y el equilibrio de nuestro sistema inmune depende también de ellos, ya que las células defensivas son activadas principalmente a nivel intestinal. En este caso sí que podemos decir que todo está conectado.

De esto y mucho más hablaré en el próximo taller Universo intestinal: Salud y Paz del organismo, en el que aprenderemos a reconocer todo lo que se puede potenciar y reequilibrar nuestro intestino especialmente a través de los alimentos y las plantas medicinales. Será en Philippus Thuban el 27 de Noviembre a las 18:15h.

Os dejo el link de este artículo publicado en mi blog acerca de la salud intestinal:

http://palmirapozuelo.com/nutricion-y-fitoterapia-para-la-salud-intestinal/

También os recomiendo el libro Microbiótica, del que soy co-autora.
Resultado de imagen de libro microbiótica

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*