Mindfulness Mente-Corazón

La vida se pasa muy rápido y, por lo general, la mayor parte del tiempo lo pasamos “esperando” que termine algo (una reunión tediosa, una discusión, la semana de trabajo, un dolor de cabeza, esa tarea doméstica que no nos gusta hacer, etc, etc, etc.). Solemos anhelar algo “mejor” (vacaciones, una casa mejor, más sueldo, más tiempo libre, un trabajo mejor…). Pero ¿qué ocurre cuando eso “mejor” llega? ¿cuánto dura la satisfacción? ¿cuánto tiempo pasa hasta que nuestra mente comienza a anhelar otro “algo mejor”?

La clave está en apreciar lo sencillo, lo que sucede cotidianamente, esas “pequeñas cosas” que están ahí, que las damos por habituales y sólo descubrimos su verdadero valor cuando desaparecen. Percibir la belleza que hay en lo sencillo, la gratitud por todo lo que nos es dado y la bondad natural de las cosas y los seres son algunas de las formas por las que podemos cultivar semillas de felicidad en nuestro corazón.

Durante este retiro de fin de semana practicaremos la atención plena no sólo en meditación, sino realizando distinto tipo de actividades. A través del silencio durante un día podremos conectar con los demás y con nosotros mismos de una forma distinta a la habitual.

¡Esperamos que este fin de semana sea un ejemplo vivo que lo podamos cultivar cada día

  • Encontrar el espacio de calma del momento presente
  • Un día en silencio (sábado) para poder encontrarnos desde un lugar diferente al de las palabras
  • Percibir la belleza de todo lo que nos rodea
  • Sentir la bondad natural de todos los seres
  • Realizar actividades cotidianas con atención plena: aseo, comidas, pasear…