psicologia-transpersonal-cambio-miedo

Muchos sabemos que todo cambio requiere nuevas estructuras. Sin embargo, somos pocos los que reconocemos que el miedo a este cambio en los pensamientos, en nuestra forma de vivir y en nuestros mecanismos de defensa ante la apabullante realidad, es lo que nos hace quedarnos en lo viejo, en el sufrimiento…

Cuando nos encontramos delante de nuestra lista de “inaceptables”, parece muy difícil poder ver cualquiera de estas cosas desde otro ángulo. ¿Cómo aceptar la pérdida de un ser querido? ¿Cómo aceptar la perdida de un amor añorado, que parece reunir aquello que más anhelamos? ¿Cómo aceptar el dolor, el abandono y el sufrimiento? ¿Cómo aceptar una injusticia clara, que te revuelve las tripas? ¿Cómo no sublevarse ante algo que parece a todas luces inaceptable? ¿Cómo aceptar un destino cruel de un ser inocente? ¿Cómo aceptar accidentes, terrorismo, la violencia del mundo?

Dentro de todos nosotros hay un mundo ideal, en el que todas estas cosas no existen, en el que todos somos amorosos, respetuosos, considerados unos con los otros, un mundo en el que la injusticia no existe… Sin embargo, basta que se den las circunstancias adecuadas y dejamos de ser todo esto: perdemos los papeles, la cordura, la paciencia…

Nos convertimos en agresivos, irrespetuosos, herimos al otro insensiblemente y hasta con gusto. Más fácil todavía es perder el respeto por uno mismo, olvidarse de uno mismo, hacerse daño y castigarse… Queremos que el mundo y los demás respondan a nuestras expectativas, cuando ¡nosotros mismos no somos capaces de cumplir con lo que añoramos! Prescindir de este mundo ideal, de la familia ideal, del amor ideal, de la persona ideal es un trago muy fuerte. Es como desistir, quedarse sin esperanza y sin esperanzas. En realidad, la salida es otra.

Dentro de cada uno de nosotros existe este ser ideal y perfecto. Nuestra parte energética no tiene fallo ni error: fluye perfectamente con la vida, con la energía de la que hace parte. Es como una gota de agua del río que fluye con el río, no se le ocurre separarse, ni ir en contra, ni querer pararse: hace parte del caudal de agua y le sigue valle abajo sin ningún tipo de resistencia.

Pero da la casualidad que el ser humano tiene una herramienta muy sofisticada y poderosa que todavía no sabe manejar: la mente. Esta herramienta es la que da dirección a la energía: al igual que el cauce del río lleva el agua  por el camino de menor resistencia, así también la energía  sigue el pensamiento al que está acostumbrada. La fuerza del hábito.

Además, el hábito se forma según las experiencias registradas, con lo cual hay una memoria de todo aquello que nos ha pasado y una intención de protección ante situaciones de peligro similares. La mente registra estos códigos de protección y los lleva a cabo de forma automática, lo que hace que repitamos lo mismo una y otra vez. Son estos códigos los que nos dificultan el cambio.

Además, a través de estos códigos montamos un sistema de creencias, que los perpetúan y nos hacen creer que no hay otra forma posible. Todo esto tenemos que encarar cada vez que queremos cambiar. 

De ahí que muchas veces preferimos el dolor a la solución, porque esta conlleva la ruptura de una serie de estructuras que nos dan seguridad, aunque no correspondan a la verdad o sean verdades parciales. Claro que queremos algo nuevo, pero cambiar conlleva la sensación desagradable del pollito que sale del huevo y no tiene donde cobijarse y resguardarse ante la apabullante realidad externa. Así que escondemos la cabeza bajo tierra como la avestruz, y a aguantar…

Por Marly Kuenerz | Psicóloga clínica y psicoterapeuta, con más de 35 años de experiencia.

directora del Máster de Técnicas de Terapia Transpersonal

para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Por Marly Kuenerz | Psicóloga clínica y psicoterapeuta, con más de 35 años de experiencia. > Nuestro MIEDO, principal obstáculo para el CAMBIO (Parte 1) […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*