por la Dra. Mª Victoria Fonseca, catedrática de Física Atómica,

Nuclear y Molecular de la Universidad Complutense de Madrid

para más información, consultar la web:

La Realidad desde la Física Cuántica

Lo primero es definir de forma sencilla qué es la Física o Mecánica Cuántica para situarnos en el contexto adecuado, y a continuación veremos sus asombrosos fenómenos.

La Mecánica Cuántica es la rama de la Física que estudia la materia a escalas muy pequeñas: a nivel molecular, atómico y todavía menores. Contempla aquello que no se ve y explica los fenómenos desde lo no visible.

Se caracteriza principalmente por no ser determinista sino probabilista. Por tanto, es la ciencia que estudia los fenómenos desde el punto de vista de la totalidad de las posibilidades. Y también se caracteriza por el comportamiento de la Energía, pues en los sistemas ligados como por ejemplo el átomo, la energía no se intercambia de forma continua, sino en forma discreta, lo cual implica la existencia de paquetes mínimos de energía, llamados cuantos.

Sus propiedades son muy diferentes a las de la Física Clásica, que describen la materia y la naturaleza a nuestra escala.

Gracias a su descubrimiento  hemos podido desarrollar toda  la electrónica que conocemos a día de hoy, por ejemplo, los ordenadores, los móviles, los bisturíes de láser utilizados en medicina, los nuevos materiales de vitrocerámica, los reproductores de CD y DVD, los escáneres de códigos de barras utilizados en supermercados y grandes superficies, los relojes atómicos de alta precisión, los termómetros ultra-precisos utilizados en la industria, o las herramientas de corte y soldadura.

Veamos ahora algunos de sus asombrosos fenómenos. Aunque parezca increíble, todos estos principios y fenómenos cuánticos se han comprobado con numerosos experimentos, confirmándose cada uno de ellos. Por esta razón, muchos científicos aseguran que la Física Cuántica es la ciencia más exacta, aunque todavía no lo comprendamos de forma integral.

 

1.- El fenómeno de entrelazamiento: Nos confirma que un electrón que se encuentra en nuestro ordenador puede estar entrelazado con otro electrón ubicado en otro planeta. Cuando modificamos el estado de alguno de los electrones, el otro instantáneamente cambia.

2.- El fenómeno de superposición: Nos afirma que un electrón puede estar al mismo tiempo presente en el tenedor de tu mesa, en la roca de una montaña de tu pueblo o en un planeta fuera del sistema solar. Es decir, una partícula está presente en muchos lugares a la vez con diferentes probabilidades, siempre y cuando no sea observada.

3.- El efecto túnel: Nos indica que un electrón puede atravesar la muralla China o distintas paredes delgadas de energía como si fuera un fantasma. Esto se debe a la dualidad onda-partícula, que confirma la mecánica cuántica.

 

Esta asombrosa ciencia “contempla lo no medible”, observa y atestigua las tendencias, como son la no localidad y el indeterminismo de las partículas. Pero estas características las explicaremos en el siguiente artículo que dediquemos en este blog a la Física Cuántica.

 

Temas tratados en el ciclo

La Realidad desde la Física Cuántica, de la Dra. Mª Victoria Fonseca

para más información consultar nuestra página web:

La Realidad desde la Física Cuántica

Dos investigadores estadounidenses de la Universidad de Washington, Andrea Stocco y Rajesh Rao, llevan años investigando la comunicación mental a distancia y han conseguido que una docena de personas conectaran sus mentes para echar una serie de partidas en un juego de adivinanzas. La mitad de los participantes llevaban un gorro con electrodos para registrar la actividad cerebral mientras jugaban.

¿Cómo lo hacen? Usando una interfaz cerebro-máquina: un sistema que capta las ondas cerebrales, las traduce a código binario y las envía por la red de Internet hasta otro cerebro donde, en un proceso inverso, la información se convierte al código neuronal. ¡El número de aciertos es el 72%!

Primero lo experimentaron ellos mismos. En 2013, Rao tuvo que pensar en pulsar el ratón de un ordenador. Llevaba en su cabeza un gorro de un sistema de electroencefalografía (EEG) que recogía la actividad eléctrica de su cerebro. La interfaz cerebro-máquina había sido diseñada para detectar las ondas relacionadas con ese deseo de pulsar, un deseo que, convertido en bits, llegó por Internet hasta Stocco, ubicado en otro edificio de la universidad a más de un kilómetro de distancia. Sobre su cabeza había esta vez una máquina de estimulación magnética transcraneal (EMT). Este aparato emite una serie de pulsos electromagnéticos que, a una frecuencia determinada y sobre las zonas del cerebro relacionadas con las actividades motoras de la mano, obró el milagro: Stocco presionó el botón del ratón.

Al año siguiente repitieron su experimento, pero esta vez con dos voluntarios. Aquí se trataba de jugar a salvar la ciudad de un ataque enemigo. Uno tenía en su pantalla el escenario del combate y veía venir los misiles enemigos. El otro no podía ver la escena, pero tenía el disparador bajo su dedo. Como en el primer experimento, consiguieron que cuando el primero pensara en disparar, el segundo lo hacía.

Por tanto, ¡los pensamientos generan energía eléctrica medible! ¿Qué es lo que sucede en este experimento, qué significa? Más que comunicación telepática entre dos cerebros, se trata de una «zombificación» de uno por el otro, era una comunicación inconsciente. El pensamiento de un participante era convertido en órdenes para activar el córtex motor del otro, sin que interviniese la parte ejecutiva de su cerebro.

Podéis leer el artículo original tal y como apareció en EL PAÍS

 

Ver la web: Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

Hoy en día, la gran mayoría de las personas viven en un mundo de información masivo, sintiéndose incapaces de manejar tanto volumen. Ante dicho exceso de información, deciden descansar en los medios de comunicación y otras autoridades para que les digan cuál es la información más importante y relevante para sus diversos ámbitos de interés.

Entonces se convierten inconscientemente, en esclavos de los intereses comerciales que les dicen que comer, que ver, qué moda llevar, como divertirse, qué estilo de vida llevar y como «matar» su valioso tiempo.

Es muy común escuchar la frase, «es que no tengo tiempo«. Todos tenemos las mismas 24 horas. Lo que la gente quiere decir, es que no saben como enfocar su atención en aquellos elementos esenciales para una vida exitosa y plena. Buscamos ocultar el desconocimiento con excusas que todos escuchan y nadie cree.

El éxito nunca ha sido producto de accidentes o de la suerte. Algunos, en su ingenuidad, al éxito de otros le llaman “suerte”. El éxito requiere aprendizaje, diseño, voluntad, acción y fluidez.

Si te interesa conocer cómo diseñar un mejor futuro para ti y los tuyos, aprende a hacerlo.

Te invitamos a DISEÑAR TU DESTINO, una experiencia de base científica. Sabio es quien reconoce la oportunidad y actúa sobre ella. Sin embargo, otros te dirán: “¡Que suerte tienes!”

 

psicologia-transpersonal-master

«Conocer mis mecanismos mentales. Visión científica de los fenómenos psíquicos»,
un encuentro único en el que se abordan los temas centrales de la Mente Humana desde dos de las ramas más avanzadas de la ciencia: La Física Cuántica y la Psicología Transpersonal. Una gran oportunidad de escuchar y compartir públicamente con dos grandes especialistas en sus disciplinas. Leer más