(Si alguna técnica no es correcta o no cuadra con la metodología de EDA, se puede omitir o mencionar que aunque algunos autores la tienen en cuenta, EDA no y explicar los motivos).

La terapia transpersonal va dirigida a aquellas personas que no buscan una solución a un problema en concreto, sino más bien, que buscan patrones mentales que causan malestar psicológico y personal

En cualquier caso, la principal finalidad de esta terapia es ayudar a esa persona a superar el sufrimiento que padece.

Para ello vamos a trabajar en 3 fases o etapas:

1-. Trabajar el Ego: La persona empieza por dirigir su mirada hacia el interior identificando los patrones mentales que le producen sufrimiento. Así se empieza por asumir la crisis personal como una vía para empezar con el crecimiento y la transformación propia.

2-. Relativización y reprogramación: La persona empieza a ser capaz de crear otros nuevos patrones saludables, que se ajustan a sus necesidades vitales y emocionales. La persona empieza a trabajar en un estado de consciencia plena y es capaz de identificar sus emociones para elegir qué mejor opción existe para ella.

3-. Camino a la esencia: El paciente alcanza el nivel transpersonal y es capaz de reconocer todas las experiencias como una causa de aprendizaje y de despertar de consciencia.

 

A la hora de trabajar la terapia transpersonal, se aplican diferentes técnicas, según en qué fase estemos y la que sea más apropiada en cada caso.

Técnicas que se aplican en la terapia transpersonal

Respiración consciente

Una respiración consciente, pausada y profunda tiene el poder de actuar sobre nuestro organismo de manera similar a tranquilizantes o ansiolíticos, ya que activa sustancias y mecanismosopuestos a las respuestas de estrés, produciendo así una agradable sensación de relajación y tranquilidad en la persona.

Para conseguir respirar de forma consciente debes hacerlo de forma pausada y profunda, y centrando toda la atención en como el cuerpo se oxigena y revitaliza.

Relajación

La mayoría de las personas respiramos mal y no somos conscientes de ello. El estrés y la ansiedad nos hacen contener la respiración y al dejar de respirar, aumentan el miedo y la ansiedad por la escasa ventilación aérobica.
Por tanto, la relajación siempre se inicia con la toma de conciencia de la respiración.

Una respiración eficaz y profunda hace fluir los sentimientos, carga al cuerpo de energía y mejora nuestra calidad de vida.

Para iniciar la relajación, bien sea después de una sesión de ejercicios o simplemente después de un día de trabajo, lo ideal es sentarse o acostarse en un lugar silencioso, dentro de un ambiente de calma, de temperatura agradable, donde uno pueda sentirse cómodo, cerrar los ojos y comenzar la relajación tomando conciencia de la respiración.

Lo más importante es concentrarse en la respiración y evitar pensamientos inquietantes o perturbadores, nada de pensar en asuntos pendientes que nos han quedado sin resolver o problemas de nuestra vida cotidiana. Si surgen estos pensamientos, hay que descartarlos tranquilamente y continuar con la respiración

Regresión

No siempre se utiliza.

Según Sigmund Freud, la regresión es un mecanismo de defensa que consiste en el retroceso del yo a un estadio anterior del desarrollo. Con esto se consigue afrontar sucesos, pensamientos o impulsos que resultan inaceptables para el sujeto.

La terapia regresiva consiste en que una persona alcance un estado alterado de consciencia de modo que reviva situaciones profundamente escondidas en su mente. De este modo puede, no solo recordar, sino relativizar los peligros que ese recuerdo implica y así, controlar la emoción que desencadena ese recuerdo reprimido.

La terapia regresiva no está recomendada para todas las personas. De hecho, está desaconsejada en aquellas personas con patologías caracterizadas por una pérdida de realidad como pueden ser la psicosis, la esquizofrenia o el trastorno bipolar, entre otras, ya que puede cronificar sus síntomas.

Identificarse con el testigo interior

El primer paso para ser más conscientes, es observar el cuerpo. Al poner atención a nuestra experiencia nos permite desarrollar un nivel de observación interna que nos permite discriminar nuestras experiencias sin rechazarlas ni engancharnos a ellas, desarrollando así un testigo no apegado a nuestras vivencias.
Partimos de la conexión con nuestro cuerpo, lo que nos conecta a sensaciones y emociones, permitiendo darles un espacio para aprender a reconocer como vivimos lo que vivimos

A medida que desarrollamos una mayor conciencia corporal nos familiarizamos con nuestras vivencias, expresándolas, sin dramatizarlas. Aprendemos a relacionarnos con vivencias agradables, desagradables y neutras, dando espacio a lo que lo que es por encima de lo que «debería ser».

Observación y análisis de los procesos cognitivos

El procesamiento de la información tiene una gran importancia la activación emocional, ya que contribuye a dotar a la experiencia de significación y resulta fundamental a la hora de procesar la información y valorarla. Es por ello por lo que, bajo dicha perspectiva podría llegar a considerarse el hecho de que formara parte de dichos procesos cognitivos.
La observación es el proceso cognitivo más básico o primitivo. Este consiste en enfocar la atención en una cosa, persona o ambiente específico, para así poder identificar sus características. Es esencialmente un proceso de análisis que sirve para reconocer el objeto y determinar sus rasgos físicos o sus rasgos funcionales.

Meditación

La meditación aplica una serie de prácticas que buscan la relajación, así como un mayor control de la mente que, por lo general, es vulnerable a situaciones externas y actúa bajo el régimen del placer y el dolor.
Una de las principales ventajas de practicar meditación es que disminuye el estrés, y el modo en cómo se afrontan las preocupaciones diarias, al desarrollar un estado de concentración sobre el momento presente. Al tener una mayor consciencia personal, también aparecen una mejora de la memoria, relajación de la tensión muscular y con ello, se puede conseguir más facilidad de sueño, además de mejorar el estado anímico.

Críticas a la terapia transpersonal

La Psicología Transpersonal es un proceso de actualización y autorrealización que nos ayuda a conocer el núcleo profundo del ser esencial.

La Psicología Transpersonal nos proporciona la oportunidad de reconocer y valorar nuestro valor real. Esto hace que sea una terapia especialmente beneficiosa para aquellos que puedan estar experimentando síntomas que están obstaculizando su capacidad para apreciar y sacar el máximo provecho de las experiencias que la vida les ofrece.

Los tipos de problemas que la Psicología Transaccional puede ayudar a tratar incluyen ansiedaddepresiónfobias y adicciones, condiciones psicológicas que se considera que tienen un componente espiritual y que necesitan ser entendidas y abordadas.

Este punto, puede ser por el que quizá la psicología transpersonal haya recibido más críticas y más desconfianza genere entre la población. Este tipo de críticas, más que objetivas, suelen deberse al desconocimiento y ese miedo que nos genera lo desconocido.

Dentro de la psicología transpersonal podemos mencionar diferentes herramientas que nos ayudan en el proceso de autoconocimiento y no menos criticadas, aunque todas ellas están basadas y ayudan a la ciencia a conocer más sobre nuestro yo interior, cómo y por qué se producen ciertos aspectos del mundo y sobre todo a mejorar nuestro bienestar interior

Debemos tener en cuenta que aquellas concepciones (ejercitadas o representadas) de la conciencia que proceden como si fuera posible y necesario utilizar la idea de conciencia al margen del contexto formado por el par de términos sujeto/objeto. Podríamos hablar de una conciencia absoluta, de la conciencia como atributo del sujeto absoluto. Un sujeto que habiéndose desprendido (por la duda, o por su actualidad infinita, libre de toda potencia) de toda adherencia extraña a su propia realidad, puede “autocomparecer” con evidencia trascendental. Las formulaciones expresas (“académicas”) de esta concepción de la conciencia son bien conocidas en la época moderna, pero su importancia histórica no puede medirse tan sólo en función de la magnitud de los pensadores, cuyas fórmulas en torno a la conciencia, consideradas en sí mismas, sólo podrían verse a lo sumo, como episodios interesantes del sistematismo de unos “programas de construcción” orientados a explorar las últimas alternativas de un sistema más amplio

Eneagrama

El sistema del Eneagrama es un mapa que describe la personalidad según nueve caracteres o eneatipos. También explica las relaciones entre estas formas de ser, abordando las relaciones humanas, el eneagrama en la pareja, y las des/afinidades e interacciones entre los distintos tipos de carácter, explica porque suelen caernos bien determinados tipos de persona o rechazamos a otras mientras y otro tipo de personas nos son más bien indiferentes.

Nos permite conocer nuestros automatismos personales y sociales.

El eneagrama postula nueve tipos básicos de personalidades, de nueve caracteres. Cada vértice es un eneatipo. Estos acompañan al triángulo central, el cual nos indica la triada caracterial:

Esta triada explica que hay personas que son movidas por lo mental, lo emocional o son más de acción corporal instintiva. Correlacionan con el córtex reptiliano (instintivo), mamífero (emocional) y el neo córtex (racional), reflejándose así, en la manera en que nos relacionamos en todos los aspectos de la vida

Efecto Barnum

El efecto Barnum es un efecto psicológico común, en el que personas otorgan calificaciones de alta precisión a las descripciones de su personalidad que supuestamente se adaptan específicamente a ellos, pero que en realidad son vagas y a la vez, lo suficientemente general como para aplicarse a un amplio grupo de personas

Realmente, las caracterizaciones son tan generales, que podrían aplicarse a casi cualquier persona

Este concepto está muy relacionado con la lectura de la carta astral o el horóscopo, ya que de manera generalizada, las se dicen aspectos generales y no concretos de cada persona, pero que quien recibe la información se siente claramente identificado con el mensaje que está recibiendo.

¿Qué es la epistemología?

La epistemología es una rama de la filosofía que estudia el conocimiento, su naturaleza, alcance y procedencia, estudiando qué hacen los científicos para estudiar la realidad, conocer sus teorías sobre el mundo, sus métodos para probar las teorías o qué razonamientos utilizan.

A través del estudio de la epistemología, podemos dar sentido a conceptos como verdad, evidencia, objetividad o justificación, centrándose más que en un conocimiento en la forma en que conocemos.

Este estudio se centra en desarrollar 4 áreas fundamentales:

  1. El análisis filosófico de la naturaleza del conocimiento
  2. Recursos potenciales del conocimiento y creencias justificadas
  1. La estructura del conocimiento o de la creencia justificada incluyendo si todas las creencias justificadas deberían derivarse de creencias originales justificadas
  2. Escepticismo filosófico, que cuestiona la posibilidad del conocimiento y problemas relacionados como si el escepticismo fuera una amenaza para nuestro conocimiento común.

En general, el conocimiento es una familiaridad, conciencia o comprensión para acercarnos a alguien o algo

Rollo May

Por último, si conoces a Rollo May, te diremos que es una de esas figuras de la psicología que representan un matiz interesante de diversas corrientes. Aunque a veces se le asocia con la psicología humanista, e incluso con el psicoanálisis, en realidad lo suyo fue haber planteado la psicología existencialista. Se trata de un enfoque bastante llamativo en el que se combinan filosofía y psicología.

Como psicólogo existencialista, Rollo May, plantea que el ser humano se enfrenta constantemente al dilema de ser objeto y sujeto a la vez. Objeto, porque sobre él recaen las acciones de otros. Y sujeto, porque también es un agente activo frente a su realidad, estando en conflicto constantemente.

Considera que el conflicto es la esencia misma de la vida. El solo hecho de existir ya plantea una serie de conflictos, que nunca se resuelven del todo. Estos no son algo externo, sino que están dentro de nosotros. Tampoco son negativos, sino una condición de la existencia misma.

Sea como fuere, cada uno debemos encontrar nuestro camino hacia el autoconocimiento, de forma que nos permita estar en equilibrio emocional, en equilibrio con la vida.

Aprender a soltar y dejar ir

Dejar ir lo viejo y caduco para que llegue algo nuevo

Echemos un vistazo a aquellas cosas que queremos dejar ir, soltar, deshacernos…
Lo que está viejo y gastado y ya no nos vale. Sólo tirando lo viejo puedes dejar sitio a lo nuevo, a lo que realmente quieres para ti y para tu vida. Aprovechemos la ocasión para renovarnos y empezar una faceta más leve, más abierta y acorde para experimentar la felicidad que necesitas, que siempre ha estado ahí, esperando que te abrieras a ella.

Nos aferramos a las cosas y personas: ¿Por qué dejar ir?

Hasta el día de hoy, has vivido buenos y malos momentos, no importa. Si se han cumplido tus expectativas o si no se han cumplido, lo cierto es que estos días ya están en tu bagaje, en tu equipaje. Y seguro que te han dado mucho, posiblemente más de lo que puedes reconocer ahora mismo… ¡No siempre lo que queremos es lo que necesitamos!

Si lo que necesitamos coincide con lo que queremos, entonces es la maravilla; lo agradecemos, lo reconocemos fácilmente y nos llena de alegría. Pero no siempre es así. El niño quiere comer caramelos, pero no es lo que más le conviene. Hay una parte golosa dentro de nosotros, que quiere más y más de lo que le gusta, de lo que da placer. A la vez, queremos evitar todo lo que es desagradable. Pero al pasar el tiempo, cuando miras para atrás, posiblemente esta parte menos agradable te ha enseñado mucho, te ha hecho crecer, te ha fortalecido y te ha hecho madurar.

¿Cómo aprendo a dejar ir?

Es hora de agradecer no sólo lo placentero, sino también lo que produce dolor o esfuerzo.

Todo lo que nos viene, agradable o no, es una forma personalizada y detallada de aprendizaje, específica para cada cual. Puedes decir: “Vaya una gracia” y enumerar todo lo malo que ha pasado en tu vida, en tu vivencia particular, sea porque nos aferramos a alguien que no nos quiere o cualquier otra circunstancia. Cada uno de nosotros puede hacer un recuento de lo malo que nos ha pasado y vamos a ver qué es lo peor. Quien se lleva la medalla de oro…

Pero el recuento también se puede hacer del lado positivo. ¡Puedes parar a pensar, un momento, en todo lo que te ha pasado de bueno, de maravilloso, en todos los innumerables regalos que te ha dado la vida! Hazlo. Aunque ahora mismo quizás no lo puedas reconocer, la fórmula perfecta y personalizada para tu desarrollo está contenida en tu historia de vida. Era la manera de que fueras tú. ¡Este Ser único y especial que eres! Si tu historia fuera otra, serías otro/a también. Y lo que tú eres, es lo que necesita la Creación. Eres muy importante para la Creación y eres parte de ella. No hay casualidades, la energía va creando justo lo que es necesario.

Mucha gente hace un plan de nuevas intenciones con el cambio de año. Aunque es una fecha que no se comparte con toda la Humanidad, se forma un grupo multitudinario de gente que se propone la decisión de empezar otra etapa, y por ello hay una enorme energía de renovación disponible en ese momento. El grupo tiene disponible un potencial enorme, que facilita muchísimo la labor individual, es más fácil, más ágil y te empuja hacia adelante.

La confianza en lo nuevo para soltar

¿Cómo soltar el pasado? Cualquier otra fecha es adecuada y buena para proponernos cambios y dejar ir lo que ya no nos sirve, pero en ese caso la energía de renovación dependerá exclusivamente de uno mismo. Por tanto, tienes que estar energéticamente vital, con reservas extraordinarias, para que tengas posibilidades de éxito en tu nuevo emprendimiento. Tienes que estar bien, con fuerzas, con una motivación alta, con una voluntad férrea…

El trabajo individual es muy importante en todo momento, y en especial cuando quieres dejar ir para encontrar determinadas cosas de tu vida… abre un profundo contacto contigo mismo/a, medita y decide lo que quieres realmente para ti y para tu vida. Date la oportunidad de conocerte en profundidad, en silencio y a solas, respetando tu ritmo personal. Toma conciencia de donde quieres llegar en cada momento.

Ábrete al nacimiento de una nueva relación contigo mismo/a. Una relación más íntima, más compasiva y amorosa con tu propia persona.

Reconozcamos que, en el fondo, todos buscamos lo mismo, aun cuando nos equivoquemos, nos desviemos y nos perdamos. ¡Buscamos amor!

Vamos a ver un mundo formado por buscadores de amor, que se equivocan muchas veces, pero que persiguen parecidos objetivos, que tienen la misma necesidad de amor y de unión. La rabia del ser humano viene de la decepción de no encontrar el mundo ideal que anhelas y buscas. Sabiendo que de ahí viene el dolor humano, puedes verlo todo desde otra perspectiva. Y si ves a Dios igual que Amor, viene a cuento el siguiente mensaje: “Dios no creó el mal. El mal es el resultado de la ausencia de Dios en el corazón de los seres humanos.”

Busca un momento en que estés sólo/a y quema ese listado de todas las cosas que deseas dejar ir. Haz de ello un pequeño ritual, para que tu inconsciente se entere bien de que esta lista está siendo entregada al Universo en forma de humo, y agradece todo lo que te han aportado en tu vida, el aprendizaje que te has llevado, las lecciones que has asumido e integrado.

Esta práctica de quemar lo que ya no te sirve es muy antigua, proviene de la India. El vacío se llenará con lo nuevo, regenerando la Vida. Despide lo viejo con agradecimiento y da la bienvenida a lo nuevo con alegría. Todo este proceso de muerte y renacimiento lo hacemos con amor, pues es nuestra íntima ESENCIA.

¡Hazlo con intención y con la decisión de que esto ocurra en tu interior!

Compasión

Solo conseguimos perdonar a una persona, cuando dejamos de lado el rencor y conseguimos desprendernos del resentimiento que nos ha producido el hecho de que otra persona nos haya tratado mal o nos haya llegado a ofender. Implica saber tratar a otras personas de la misma manera como nos gustaría que nos tratasen a nosotros.

El saber perdonar a otras personas, no implica que así dejemos de protegernos, sino dejar de pagar con la misma moneda, esto además va a incluir tanto la acritud, como el resentimiento, cualidades que a la larga solo nos van a provocar más daño a nosotros mismos.

Además, el sentir compasión hacia nosotros mismos, nos va a facilitar el saber perdonar a los demás, ya que nos va a permitir curar las heridas emocionales que poseemos ocasionadas por otras personas. La compasión hacia nosotros mismos se convierte en perdón debido al hecho de ser capaces de reconocer nuestra humanidad compartida común.

Desde el momento en que somos capaces de entender la interconexión que existe entre todos los seres humanos, es cuando nos empezamos a dar cuenta de que existen numerosos factores que van a influir continuamente en quiénes somos y en qué cosas hacemos.

Desde ese preciso instante, es cuando comenzamos a ser capaces de entender que no es positivo culpar de forma completa a un solo individuo cuando hay un problema concreto, eso nos incluye también a nosotros mismos, nunca seremos culpables de forma completa.

Cada persona, como ser consciente que es, es una pequeña parte de un gran entramado en el que se unen una serie de causas y condiciones interconectadas que pueden llegar a influir en nuestra conducta.

Compasión significado

La compasión es un sentimiento de tristeza que se desencadena en nosotros cuando vemos a alguna persona padecer algún tipo de malestar y que nos impulsa a tratar de aliviar su dolor o sufrimiento para que dicha persona vuelva a poder sentirse en paz.

Pero, el sentir compasión hacia otras personas, no solo supone ser capaz de responder a su sufrimiento, sino también saber perdonar a aquellas personas que, por uno y otro motivo, nos han hecho daño.

 

Compasión Misericordia

Todas las personas tenemos la capacidad de perdonar, pero no a todos nos cuesta el mismo esfuerzo y es algo que se aprende, de manera que todos tenemos la opción de perdonar a los demás.

Pero, perdonar no es excusar las malas conductas de las personas o la obligación de tener que interactuar con personas que en el pasado nos han hecho daño, podemos perdonar y no seguir manteniendo relación con dichas personas.

Debemos saber cuándo una persona desarrolla acciones que son dañinas e incluso destructivas, para ellos y para las personas que les rodean, es en esos momentos, cuando debemos saber protegernos de aquellas personas que muestran malas intenciones.

Ningún individuo es perfecto y todos podemos llegar a cometer errores en nuestras vidas, de hecho cometemos muchos, más de los que quisiéramos. Las personas realizamos acciones desde la ignorancia y actuamos de forma inmadura, con miedo o bajo impulsos irracionales, por ello, no debemos juzgar a los demás debido a sus acciones, ya que ninguno de nosotros es capaz de tener el control total y consciente de ellas, ni siquiera en aquellas ocasiones en las que estamos siendo conscientes de que estamos haciendo daño a alguien.

Cuando una persona comete un acto dañino hacia otra, más que juzgarla, nos deberíamos plantear qué es lo que le ha llevado a esa persona a cometer un acto tan frío e insensible, es decir, cuál es la historia que hay detrás de esa persona para que haya podido llegar a cometer determinados actos.

 

Proyección psicológica

Muchas personas gastan su vida en hacer cosas con las que no se sienten felices y en satisfacer a personas que no les aportan nada valioso a sus vidas.

Debido a los instaurados protocolos sociales, caemos a menudo en vidas rutinarias y nos somos conscientes de los pocos encuentros que podemos tener con nosotros mismos a lo lardo del día y desde nuestro interior nos percatamos de que estamos huyendo, que hay algún tipo de incoherencia en nuestras vidas y que es necesario dar una respuesta desde uno mismo.

Es habitual buscar aprobación por parte de los demás y soluciones externas cuando deberíamos saber encontrarlas en nosotros mismos.

 

Proyección mecanismo de defensa

En la actualidad, debido al estresante ritmo de vida y a la actual crisis de valores que vivimos, estamos perdiendo las conexiones hacia nuestro “yo” más íntimo, de ahí el tema de la proyección, es un buen momento para encontrarse con uno mismo, de despertar y darle un verdadero significado a la vida.

Pero, encontrarse con uno mismo va a requerir de disponer de espacio para nosotros mismos, debemos darnos el espacio y el tiempo que cada uno necesitamos, saber aceptar nuestras virtudes, nuestros miedos, comprometernos con los cambios y saber dar gracias a la vida.

El hecho de encontrarse con uno mismo, va a implicar que sepamos aceptarnos tal como somos, hacernos valer, tener confianza en nosotros mismos, conectar con nuestro fin en la vida y ser conscientes de que vamos por buen camino.

Desde el preciso momento en que nos encontramos con nosotros mismos nos convertimos en personas satisfechas, equilibradas, serenas, alegres y positivas, todas estas cualidades seremos capaces de proyectarlas a todos los ámbitos de la vida.

¿Qué es una proyección?

La proyección, hablando personalmente, es una conducta de defensa, que una persona asocia a otras personas las propias virtudes o defectos.

El tipo de proyección que la persona realiza dependerá de su estructura psíquica y el trabajo psicológico y la percepción en sí mismo.

Disociación psicológica

Dentro del mundo de la psicología, la definición de disociación es una amplia multiplicidad de experiencias que ocurren, por ejemplo, en un leve distanciamiento del sitio dónde la persona se encuentra, o incluso, hasta distanciamientos más perjudiciales de la experiencia física y emocional de la persona.

Compasión: Budismo

En el Budismo dicen que la pena es el enemigo cercano de la compasión, porque es fácil de confundir.

Por lo que nosotros hemos definido la compasión como un sentimiento empático por la persona que sufre.

 

Los participantes en nuestro curso “Master en Terapia Transpersonal” podrán experimentar la importancia de alcanzar un perdón profundo ante todos los sucesos y personas importantes de su vida. Podrán sentir el alivio que se experimenta al alcanzar este estado de aceptación total, hasta sobre aquellas cosas que nos pueden parecer “imperdonables”.

Con este Máster se pretende que el alumnado pueda sentir de forma vivencial y personal lo que es la proyección, sin duda el “ABC” del trabajo interior. Los alumnos podrán experimentar que todo pasa dentro de uno mismo y que es en nuestro interior donde se puede encontrar la solución. Este reconocimiento le dará a la persona una nueva visión del mundo y de los demás.

Ir al curso

 

 

Qué es la psicologia transpersonal

La Psicología Transpersonal es una rama de la psicología que trata, tanto a la psicología como a la espiritualidad, como un todo y de una forma complementaria dentro del desarrollo del individuo.

Se dedica a la implementación de técnicas y métodos terapéuticos que tienen el objetivo de transcender al ego y poder sanar traumas psicológicos que tienen las personas y que limitan nuestro inconsciente.

Si quieres conocer más del tema, podrás hacerlo a través de nuestro curso Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales.

Ir al curso

 

Origen de la Psicología Transpersonal

La Psicología Transpersonal es un enfoque humanista de terapia que apareció en la década de los años 60, impulsada sobre todo por la figura de Abraham Maslow, además de Stanislav Grof, Anthony Sutich, Miles Vich…

Estos psicólogos consideraban que era necesario renovar la psicología y darle una nueva orientación, de manera que también tuviera en cuenta el estudio del conjunto de experiencias y fenómenos de la consciencia, cosa que hasta la fecha no había sido tenido en cuenta.

Lo transpersonal sería lo que va “más allá” o “a través de” lo personal y es aquí donde se ve reflejado el objetivo principal de la terapia, que pretende conocer más en profundidad el crecimiento humano y entrar en contacto con la realidad más significativa, de forma que se ayude a las personas a descubrir su lado más espiritual.

El término transpersonal fue propuesto por Maslow para designar a esta nueva psicología y él la consideraba como la “cuarta fuerza”, tras el conductismo, el psicoanálisis y la psicología humanista.

¿En qué consiste la Psicología Transpersonal?

La Psicología Transpersonal trata de promover la espiritualidad y el autoconocimiento, es decir, que las personas descubran la esencia de su ser.

Encontramos tres áreas de trabajo fundamentales para la psicología transpersonal:

– El ego trascendido.

– Las fuerzas integradoras.

– Las fuerzas transformadoras.

Las terapias que desarrollan, consisten en una serie de técnicas que tienen la finalidad de que la persona alcance un bienestar tanto psicológico como espiritual, como puede ser la meditación, yoga, trabajos de respiración, entrenamientos asertivos, etc.

Ámbitos de la Psicología Transpersonal

La psicología transpersonal tiene en cuenta variadas temáticas e intereses, entre los que se pueden destacar, las experiencias metafísicas de la vida, experiencias cumbres, experiencias místicas o los trances sistémicos.

La psicología transpersonal tiene por objetivo que las personas lleguen a trascender de manera que se consigan identificar con una conciencia mayor, en ella se distinguen tres diferentes niveles:

Nivel prepersonal, equivaldría a un momento de desarrollo muy prematuro, cuando los seres humanos aún no han desarrollado una conciencia acerca de su mente, lo que correspondería a niños pequeños,

Nivel personal, se alcanza cuando el niño toma conciencia de que es una persona que piensa, y que además es muy diferente a otras.

Nivel transpersonal, este nivel es alcanzado mediante el desarrollo espiritual, es el momento en el que se trasciende la identificación con el cuerpo y la mente para alcanzar un nivel de conciencia aún mayor.

Métodos empleados para el trabajo en la Psicología Transpersonal

– Escritura de un diario.

– Ejercicios de respiración.

– Visualización guiada.

– Meditaciones.

– Gestalt.

– Obras de arte simbólico.

– Conocimiento del cuerpo y el movimiento.

– Sanación del niño interior.

– Yoga.

– Establecimiento de metas.

-El trabajo soñado.

– Entrenamiento asertivo.

– Terapia de regresión.

– El desarrollo de la imaginación y la intuición.

Importancia del Terapeuta Transpersonal

La psicología Transpersonal necesitará la labor de un terapeuta para su aplicación, su papel es fundamental, ya que se considera de gran importancia la relación del terapeuta con el cliente.

Es fundamental que el terapeuta asuma el papel de un igual ante su cliente,  además deberá estar conectado a un nivel de conciencia pura y llegar a compartir la misma experiencia que su cliente está desarrollando dentro de la terapia, de esta forma se consigue una empatía entre ellos.

Un terapeuta transpersonal debe tener una mente abierta y ser respetuoso hacia su cliente para así facilitar la curación y el crecimiento personal.

El terapeuta Transpersonal considera que el yo esencial es una combinación de lo transpersonal y lo auto-trascendente, además de otros aspectos espirituales de los seres humanos.

Todas las experiencias de la vida se consideran valiosas y susceptibles de poder mejorar el crecimiento.

¿Cómo te va a ayudar la Psicología Transpersonal?

La psicología transpersonal te va a ayudar a reconocer y valorar cuál es tu valor real. Por lo tanto es muy recomendada para aquellas personas que padecen síntomas que obstaculizan su capacidad para valorar y aprovechar al máximo las experiencias que la vida pone delante de ellos.

Mediante esta terapia se van a poder solucionar múltiples problemas, como son la depresión, la ansiedad, diferentes fobias o las adicciones. Además de otros problemas con un componente más espiritual.

La psicología transpersonal va a hacer que adquieras una mayor conexión con tu espíritu, una mayor preocupación hacia los demás y a apreciar la vida en mayor medida.

Piscologia humanista

La psicología humanista nació en contraposición del psicoanálisis y del conductismo, los cuáles pensaban que los humanos eran sujetos reprimidos.

El humanismo piensa que el ser humano no es un esclavo de sus instintos e ideas reprimidas, ni una máquina a la que se le pueda modificar su conducta, sino que el hombre es un ser libre, bueno y que su visión del mundo es fundamental en la terapia.

Si quieres conocer mas acerca del tema, lo podrás hacer a través de nuestra formación El Camino del Terapeuta.

Ir al curso

 

Características de la Psicología Humanista

La Psicología Humanista desarrolla una terapia que se centra en las personas y que tiene las siguientes características:

La empatía, en este tipo de terapia se le da un gran valor a la empatía, un terapeuta humanista debe explorar aspectos emocionales del ser humano.

No juzgar, no se debe juzgar lo que cada persona cuenta en una terapia.

Dejar de patologizarlo todo, la Psicología Humanista deja a un lado toda la jerga clínica y el diagnóstico y trata de centrarse en la esencia de cada persona, de manera que éstas se centren más en sus fortalezas que en sus debilidades.

Poner el énfasis en el yo, es importante que las personas sepan expresas sus sentimientos, sus pensamientos y sus emociones de forma hablada.

El componente existencial, es importante trabajar enfoques que van a fomentar la creatividad en las personas como forma de expresión.

¿Qué es la Psicología Humanista?

A partir de la Psicología Humanista se desarrolla la terapia Humanista, que trata de aplicar la teoría al mundo real. De hecho han surgido diversos tipos de terapias que han tenido una enorme aceptación.

Para los Humanistas, las personas y seres humanos que van a sus terapias no son pacientes, sino un cliente con el que se relacionan de igual a igual.

Algunos de los principios básicos de las terapias fundamentadas en el humanismo son:

  • Tratan de estimular la motivación de sus clientes.
  • Tienen un enorme respeto hacia los valores culturales y la libertad de expresión de las personas.
  • Siempre van a tener una comprensión empática hacia los pensamientos de los clientes.
  • Se desarrolla una terapia que pretende que el cliente tenga conciencia sobre sí mismo y sea más responsable.
  • Conocer lo que el cliente espera del terapeuta y entre los dos llegar a un consenso acerca de hacia dónde quieren que se dirija la terapia.

Humanismo y psicología

La Piscología Humanista tiene su propio enfoque psicológico, para los Humanistas hay que centrarse en el estudio de las personas a un nivel mucho más global.

Por lo tanto valora en las personas sus emociones, pensamientos y todos sus comportamientos a nivel general para dar una serie de tratamientos a sus problemas. Por lo tanto, podemos decir que se centra en la parte más existencial de las personas.

Psicopatología humanista

La Psicología Humanista quiere superar la imagen determinista y mecanicista del ser humano, impuesta por el psicoanálisis y el conductismo. Y se centra en investigar a las personas dentro de su vida cotidiana.

¿Qué aportó el humanismo a la psicología?

La psicología siempre ha tratado de centrarse en los problemas y debilidades que tienen las personas, sin embargo, el Humanismo cree en la capacidad de todos los individuos de convertirse en el tipo de persona que ellos mismos desean, por lo tanto intentan empoderar a las personas.

Autores de la psicología humanista

Abraham Maslow nombró «La Tercera Fuerza» a esta nueva psicología que surgió antes del 1970, siendo considerado el padre de la Psicología Humanista, porque ha sido el primero en teorizar en la academia, una nueva teoría del ser humano y sus cualidades en potencia. Después han surgido más autores que podemos nombrar algunos a continuación:

Abraham Maslow

Carl Rogers

Rollo May

Fritz Perls

James Buguental

Erich Fromm

Viktor Frankl

Eric Berne

 

Espiritualidad y física cuántica

Cuando escuchamos hablar acerca de la física cuántica y la espiritualidad, frecuentemente pensamos que son cosas totalmente inconexas, que no tienen relación, pero la realidad es que están mucho más relacionadas de lo que a priori podemos pensar.

De la relación entre ambas ha hablado, en ocasiones, el mismo Dalai Lama, para él, todos los átomos que conforman nuestro cuerpo son los mismos de los que está hecho el propio Universo e incluso son los mismos que le dieron su origen.

Por lo tanto, los humanos, somos seres compuestos de energía y nos encontramos conectados biológicamente con cualquier otra forma de vida del Universo. El hecho de tomar conciencia acerca de dicha conexión nos ayudará a comprender la importancia que tiene el tratar de hacer el bien general.

Es importante tratar de encontrar las conexiones entre ambos mundos, el espiritual y el de la física cuántica, para tratar de tener una mejor comprensión acerca de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea.

Si quieres saber más acerca del tema, podrás hacerlo a través de nuestro Curso de Física Cuántica

Ir al curso

 

¿Qué es la física cuántica?

La física cuántica es una rama de la física que se dedica a estudiar la naturaleza y las interacciones básicas que se dan a nivel atómico, pero sobre todo subatómico, tratando de conocer más acerca de partículas que no siguen las leyes clásicas de la física y, por ello, se comportan de una forma que no conseguimos comprender.

La física cuántica es la base para entender todos los fenómenos naturales que se dan en el Universo y también para saber más acerca de nuestra propia naturaleza.

La cuántica observa el funcionamiento del mundo a una escala atómica, pero sus consecuencias son visibles a una escala mucho más macroscópica, una de sus ideas más importantes es que las partículas son ondas y las ondas también son partículas.

Aplicar las ideas cuánticas a otras disciplinas

Actualmente se está tratando de aplicar todas las ideas de la física cuántica a nuestras vidas y comenzamos a darnos cuenta de cosas como que nuestros pensamientos y emociones pueden llegar a afectar a la misma realidad en la que vivimos.

Nuestras acciones y elecciones en la vida son las que van determinando nuestra propia realidad y a toda acción le acompañan una serie de pensamientos y de emociones, los cuáles se pueden encontrar asentados en nuestro propio subconsciente sin que seamos conscientes de ello.

De ahí que muchos de nuestros comportamientos sean explicados debido a procesos inconscientes, lo que se va a traducir en una serie de acciones que pueden repercutir de forma positiva o negativa en nuestras vidas.

Viendo todo esto, parece claro que es necesario aplicar la física cuántica a otras disciplinas para tener un conocimiento más amplio y consciente de todo lo que nos rodea.

trastornos de ansiedad
Desarrollo del talento

Talento Humano

El talento es una representación de la inteligencia emocional de un individuo, y hace referencia a una capacidad o a un grupo de capacidades o destrezas sobresalientes para llevar a cabo una actividad concreta de forma exitosa con respecto de un conjunto de individuos.

El talento requiere de 3 componentes: el conocimiento, las habilidades y la actitud.

Todas ellos son igual de importantes. Sin embargo, no puede existir el talento si falta alguno de estos componentes.

Por lo tanto, la ecuación del talento se puede sintetizar de la siguiente manera:

Talento = Conocimiento x Habilidades x Actitud

Cada uno de nosotros tiene un talento y una manera única de expresarlo, es decir, hay una cosa que cada individuo puede hacer mejor que cualquier otro en el mundo.

Por cada talento único y por cada expresión única de dicho talento, también existen unas necesidades únicas.

 

Gestión del talento humano

Organización del talento humano

Los talentos son la herramienta que nos permite llevar a cabo nuestros proyectos, ideas y la vida en general, permitiéndonos expresarnos a nivel personal.

Además, desde un punto de vista más profundo, nuestros talentos también están relacionados con nuestro lugar en el mundo.

Existen 3 grupos de talentos que todos tenemos, y que se pueden agrupar de la siguiente manera:

¿Qué es la gestión del talento humano?

Talentos evidentes

son talentos que tenemos y que somos conscientes de ellos, por lo que no requieren ningún tipo de trabajo específico de descubrimiento.

Sin embargo, es importante que los utilicemos en nuestro día a día para no olvidarnos de ellos.

Talentos ocultos

son talentos que tenemos pero que no hemos sido capaces de identificar como tal.

El motivo más común por el que no se reconocen este tipo de talentos es que somos conscientes de que existen algunas cosas que se nos dan bien.

Pero lo consideramos algo normal que puede hacer cualquier persona, y no lo identificamos como un talento.

Para descubrir los talentos ocultos es recomendable hacer un análisis interno para conocernos mejor a nosotros mismos.

Pero también puede ser interesante preguntarle su opinión a nuestro círculo más cercano.

Talentos potenciales

se trata de talentos que aún no tenemos, pero que, si trabajamos en ellos, podemos llegar a desarrollarlos.

Para identificar este tipo de talentos, es aconsejable pensar acerca de los talentos que no tienes pero que te gustaría tener para sentirte realmente completo.

Por lo general, los dos primeros tipos de talentos no solemos desarrollarlos, ya que son parte de nosotros de manera natural y no necesitan un esfuerzo por nuestra parte.

Por el contrario, los talentos potenciales se desarrollan, ya que la única forma de alcanzarlos es esforzándote por ello.

De esta forma, una persona que ejercita un talento puede llegar a desarrollarlo más que una persona que tuviera el mismo talento de forma natural.

 

¿Cómo identificar el talento humano?

Una de las cuestiones más importantes, y que constituye el principio de todo el camino, es aprender a identificar el talento en una persona.

Esta pregunta habitualmente suelen hacerla los padres cuando observan a sus hijos.

Hay niños que son particularmente habilidosos en muchas áreas y otros que aparentemente no lo son.

La distinción está en ver qué hace el niño con una pasión inusitada, de manera que el transcurso del tiempo sea casi fugaz.

De esta forma, para conseguir identificar la pasión y el talento de una persona, es importante, por un lado, prestar atención a aquellas tareas que desatan esa pasión.

 

Talento personal

Para desarrollar el talento hay que tener en cuenta la vocación, ya no sólo en un sentido profesional, sino también como forma de encontrar el ámbito de actividad en el cual una persona es eficaz y especialmente reconocida por los demás.

Este reconocimiento social genera una energía que realimenta el proceso.

Cuando una persona encuentra su vocación, sabe que es a lo que se quiere dedicar y todo esfuerzo invertido merece la pena.

La principal recomendación para que una persona pueda desarrollar su vocación y su talento es ampliar el margen de libertad y confianza, y relajar las posibles expectativas que tenga el entorno con respecto a la persona en cuestión.

En definitiva, es importante facilitar las experiencias que se experimentan en distintos campos de conocimiento.

Una vez que la persona vaya definiendo sus gustos y sus intereses, y realice esfuerzos significativos en un ámbito determinado, será cuando empiece a definir su vocación.

 

El desarrollo del talento

Cuando se dice que todos tenemos un talento, hablamos de un talento específico, personal e individual, que en realidad es un complejo conjunto de capacidades que hemos desarrollado durante toda nuestra vida a través de nuestras experiencias

Esto es lo que nos hace distintos a unos de otros, por lo que, para poder encontrar el talento que existe en cada uno de nosotros, la principal función es encontrar aquella tarea en la que somos especialmente competentes y conseguir que los demás nos reconozcan como tal.

También hay que tener en cuenta que existe una segunda dimensión del talento que no es objetiva ni comparable, que es la dimensión personal e individual.

Esto consiste en la búsqueda de la excelencia para la felicidad del individuo.

Cuando una persona encuentra su talento especial y lo desarrolla, tiene más posibilidades de alcanzar la felicidad.

 

Programas de desarrollo del talento

Por un lado, es aconsejable conferir dignidad al individuo, especialmente cuando son niños, ya que tendemos a subestimar su realidad como persona.

A pesar de que sus capacidades cognitivas y expresivas están en desarrollo, no debemos subestimar su ser emocional y, por supuesto, el papel protagonista que debe ir tomando en su propio camino.

Además de otorgar esta dignidad, también es importante hacer una escucha y una observación atenta de su desempeño en las distintas habilidades o competencias.

Por otro lado, es recomendable olvidarse de la inteligencia como estrategia, ya que lo importante es saber cómo se siente y cómo desempeña según qué tareas.

Por lo tanto, como ya mencionábamos anteriormente, lo importante es observar y poner atención para identificar cuáles son las actividades que desatan esa gran pasión en ellos.

 

Para obtener más información te invitamos a nuestro próximo webinar en el que Sergio Fernández y Marly Kuenerz van a estar hablando de claves prácticas para destapar la Creatividad y el Talento.