Qué es la psicologia transpersonal

La Psicología Transpersonal es una rama de la psicología que trata, tanto a la psicología como a la espiritualidad, como un todo y de una forma complementaria dentro del desarrollo del individuo.

Se dedica a la implementación de técnicas y métodos terapéuticos que tienen el objetivo de transcender al ego y poder sanar traumas psicológicos que tienen las personas y que limitan nuestro inconsciente.

Si quieres conocer más del tema, podrás hacerlo a través de nuestro curso Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales.

 

Origen de la Psicología Transpersonal

La Psicología Transpersonal es un enfoque humanista de terapia que apareció en la década de los años 60, impulsada sobre todo por la figura de Abraham Maslow, además de Stanislav Grof, Anthony Sutich, Miles Vich…

Estos psicólogos consideraban que era necesario renovar la psicología y darle una nueva orientación, de manera que también tuviera en cuenta el estudio del conjunto de experiencias y fenómenos de la consciencia, cosa que hasta la fecha no había sido tenido en cuenta.

Lo transpersonal sería lo que va “más allá” o “a través de” lo personal y es aquí donde se ve reflejado el objetivo principal de la terapia, que pretende conocer más en profundidad el crecimiento humano y entrar en contacto con la realidad más significativa, de forma que se ayude a las personas a descubrir su lado más espiritual.

El término transpersonal fue propuesto por Maslow para designar a esta nueva psicología y él la consideraba como la “cuarta fuerza”, tras el conductismo, el psicoanálisis y la psicología humanista.

¿En qué consiste la Psicología Transpersonal?

La Psicología Transpersonal trata de promover la espiritualidad y el autoconocimiento, es decir, que las personas descubran la esencia de su ser.

Encontramos tres áreas de trabajo fundamentales para la psicología transpersonal:

– El ego trascendido.

– Las fuerzas integradoras.

– Las fuerzas transformadoras.

Las terapias que desarrollan, consisten en una serie de técnicas que tienen la finalidad de que la persona alcance un bienestar tanto psicológico como espiritual, como puede ser la meditación, yoga, trabajos de respiración, entrenamientos asertivos, etc.

Ámbitos de la Psicología Transpersonal

La psicología transpersonal tiene en cuenta variadas temáticas e intereses, entre los que se pueden destacar, las experiencias metafísicas de la vida, experiencias cumbres, experiencias místicas o los trances sistémicos.

La psicología transpersonal tiene por objetivo que las personas lleguen a trascender de manera que se consigan identificar con una conciencia mayor, en ella se distinguen tres diferentes niveles:

Nivel prepersonal, equivaldría a un momento de desarrollo muy prematuro, cuando los seres humanos aún no han desarrollado una conciencia acerca de su mente, lo que correspondería a niños pequeños,

Nivel personal, se alcanza cuando el niño toma conciencia de que es una persona que piensa, y que además es muy diferente a otras.

Nivel transpersonal, este nivel es alcanzado mediante el desarrollo espiritual, es el momento en el que se trasciende la identificación con el cuerpo y la mente para alcanzar un nivel de conciencia aún mayor.

Métodos empleados para el trabajo en la Psicología Transpersonal

– Escritura de un diario.

– Ejercicios de respiración.

– Visualización guiada.

– Meditaciones.

– Gestalt.

– Obras de arte simbólico.

– Conocimiento del cuerpo y el movimiento.

– Sanación del niño interior.

– Yoga.

– Establecimiento de metas.

-El trabajo soñado.

– Entrenamiento asertivo.

– Terapia de regresión.

– El desarrollo de la imaginación y la intuición.

Importancia del Terapeuta Transpersonal

La psicología Transpersonal necesitará la labor de un terapeuta para su aplicación, su papel es fundamental, ya que se considera de gran importancia la relación del terapeuta con el cliente.

Es fundamental que el terapeuta asuma el papel de un igual ante su cliente,  además deberá estar conectado a un nivel de conciencia pura y llegar a compartir la misma experiencia que su cliente está desarrollando dentro de la terapia, de esta forma se consigue una empatía entre ellos.

Un terapeuta transpersonal debe tener una mente abierta y ser respetuoso hacia su cliente para así facilitar la curación y el crecimiento personal.

El terapeuta Transpersonal considera que el yo esencial es una combinación de lo transpersonal y lo auto-trascendente, además de otros aspectos espirituales de los seres humanos.

Todas las experiencias de la vida se consideran valiosas y susceptibles de poder mejorar el crecimiento.

¿Cómo te va a ayudar la Psicología Transpersonal?

La psicología transpersonal te va a ayudar a reconocer y valorar cuál es tu valor real. Por lo tanto es muy recomendada para aquellas personas que padecen síntomas que obstaculizan su capacidad para valorar y aprovechar al máximo las experiencias que la vida pone delante de ellos.

Mediante esta terapia se van a poder solucionar múltiples problemas, como son la depresión, la ansiedad, diferentes fobias o las adicciones. Además de otros problemas con un componente más espiritual.

La psicología transpersonal va a hacer que adquieras una mayor conexión con tu espíritu, una mayor preocupación hacia los demás y a apreciar la vida en mayor medida.

Piscologia humanista

La psicología humanista nació en contraposición del psicoanálisis y del conductismo, los cuáles pensaban que los humanos eran sujetos reprimidos.

El humanismo piensa que el ser humano no es un esclavo de sus instintos e ideas reprimidas, ni una máquina a la que se le pueda modificar su conducta, sino que el hombre es un ser libre, bueno y que su visión del mundo es fundamental en la terapia.

Si quieres conocer mas acerca del tema, lo podrás hacer a través de nuestra formación El Camino del Terapeuta.

Ir al curso

 

Características principales de la Psicología Humanista

La Psicología Humanista desarrolla una terapia que se centra en las personas y que tiene las siguientes características:

La empatía, en este tipo de terapia se le da un gran valor a la empatía, un terapeuta humanista debe explorar aspectos emocionales de las personas.

No juzgar, no se debe juzgar lo que cada persona cuenta en una terapia.

Dejar de patologizarlo todo, la Psicología Humanista deja a un lado toda la jerga clínica y el diagnóstico y trata de centrarse en la esencia de cada persona, de manera que éstas se centren más en sus fortalezas que en sus debilidades.

Poner el énfasis en el yo, es importante que las personas sepan expresas sus sentimientos, sus pensamientos y sus emociones de forma hablada.

El componente existencial, es importante trabajar enfoques que van a fomentar la creatividad en las personas como forma de expresión.

Terapia humanista: Definición y principios terapéuticos

A partir de la Psicología Humanista se desarrolla la terapia Humanista, que trata de aplicar la teoría al mundo real. De hecho han surgido diversos tipos de terapias que han tenido una enorme aceptación.

Para los Humanistas, las personas que van a sus terapias no son pacientes, sino un cliente con el que se relacionan de igual a igual.

Algunos de los principios básicos de las terapias fundamentadas en el humanismo son:

– Tratan de estimular la motivación de sus clientes.

– Tienen un enorme respeto hacia los valores culturales y la libertad de expresión de las personas.

– Siempre van a tener una comprensión empática hacia los pensamientos de los clientes.

– Se desarrolla una terapia que pretende que el cliente tenga conciencia sobre sí mismo y sea más responsable.

Conocer lo que el cliente espera del terapeuta y entre los dos llegar a un consenso acerca de hacia dónde quieren que se dirija la terapia.

¿Qué estudia la Psicología Humanista?

La Piscología Humanista tiene su propio enfoque psicológico, para los Humanistas hay que centrarse en el estudio de las personas a un nivel mucho más global.

Por lo tanto valora en las personas sus emociones, pensamientos y todos sus comportamientos a nivel general para dar una serie de tratamientos a sus problemas. Por lo tanto, podemos decir que se centra en la parte más existencial de las personas.

¿Cuál es el objetivo de la Psicología Humanista?

La Psicología Humanista quiere superar la imagen determinista y mecanicista del ser humano, impuesta por el psicoanálisis y el conductismo. Y se centra en investigar a las personas dentro de su vida cotidiana.

¿Qué aportó el humanismo a la psicología?

La psicología siempre ha tratado de centrarse en los problemas y debilidades que tienen las personas, sin embargo, el Humanismo cree en la capacidad de todos los individuos de convertirse en el tipo de persona que ellos mismos desean, por lo tanto intentan empoderar a las personas.

 

Espiritualidad y física cuántica

Cuando escuchamos hablar acerca de la física cuántica y la espiritualidad, frecuentemente pensamos que son cosas totalmente inconexas, que no tienen relación, pero la realidad es que están mucho más relacionadas de lo que a priori podemos pensar.

De la relación entre ambas ha hablado, en ocasiones, el mismo Dalai Lama, para él, todos los átomos que conforman nuestro cuerpo son los mismos de los que está hecho el propio Universo e incluso son los mismos que le dieron su origen.

Por lo tanto, los humanos, somos seres compuestos de energía y nos encontramos conectados biológicamente con cualquier otra forma de vida del Universo. El hecho de tomar conciencia acerca de dicha conexión nos ayudará a comprender la importancia que tiene el tratar de hacer el bien general.

Es importante tratar de encontrar las conexiones entre ambos mundos, el espiritual y el de la física cuántica, para tratar de tener una mejor comprensión acerca de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea.

Si quieres saber más acerca del tema, podrás hacerlo a través de nuestro Curso de Física Cuántica

Ir al curso

 

¿Qué es la física cuántica?

La física cuántica es una rama de la física que se dedica a estudiar la naturaleza y las interacciones básicas que se dan a nivel atómico, pero sobre todo subatómico, tratando de conocer más acerca de partículas que no siguen las leyes clásicas de la física y, por ello, se comportan de una forma que no conseguimos comprender.

La física cuántica es la base para entender todos los fenómenos naturales que se dan en el Universo y también para saber más acerca de nuestra propia naturaleza.

La cuántica observa el funcionamiento del mundo a una escala atómica, pero sus consecuencias son visibles a una escala mucho más macroscópica, una de sus ideas más importantes es que las partículas son ondas y las ondas también son partículas.

Aplicar las ideas cuánticas a otras disciplinas

Actualmente se está tratando de aplicar todas las ideas de la física cuántica a nuestras vidas y comenzamos a darnos cuenta de cosas como que nuestros pensamientos y emociones pueden llegar a afectar a la misma realidad en la que vivimos.

Nuestras acciones y elecciones en la vida son las que van determinando nuestra propia realidad y a toda acción le acompañan una serie de pensamientos y de emociones, los cuáles se pueden encontrar asentados en nuestro propio subconsciente sin que seamos conscientes de ello.

De ahí que muchos de nuestros comportamientos sean explicados debido a procesos inconscientes, lo que se va a traducir en una serie de acciones que pueden repercutir de forma positiva o negativa en nuestras vidas.

Viendo todo esto, parece claro que es necesario aplicar la física cuántica a otras disciplinas para tener un conocimiento más amplio y consciente de todo lo que nos rodea.

el talento

¿Qué es el talento?

El talento es una representación de la inteligencia emocional de un individuo, y hace referencia a una capacidad o a un grupo de capacidades o destrezas sobresalientes para llevar a cabo una actividad concreta de forma exitosa con respecto de un conjunto de individuos.

El talento requiere de 3 componentes: el conocimiento, las habilidades y la actitud.

Todas ellos son igual de importantes. Sin embargo, no puede existir el talento si falta alguno de estos componentes.

Por lo tanto, la ecuación del talento se puede sintetizar de la siguiente manera:

Talento = Conocimiento x Habilidades x Actitud

Cada uno de nosotros tiene un talento y una manera única de expresarlo, es decir, hay una cosa que cada individuo puede hacer mejor que cualquier otro en el mundo.

Por cada talento único y por cada expresión única de dicho talento, también existen unas necesidades únicas.

 

3 tipos de talentos que todos tenemos

Los talentos son la herramienta que nos permite llevar a cabo nuestros proyectos, ideas y la vida en general, permitiéndonos expresarnos a nivel personal.

Además, desde un punto de vista más profundo, nuestros talentos también están relacionados con nuestro lugar en el mundo.

Existen 3 grupos de talentos que todos tenemos, y que se pueden agrupar de la siguiente manera:

Talentos evidentes

son talentos que tenemos y que somos conscientes de ellos, por lo que no requieren ningún tipo de trabajo específico de descubrimiento.

Sin embargo, es importante que los utilicemos en nuestro día a día para no olvidarnos de ellos.

Talentos ocultos

son talentos que tenemos pero que no hemos sido capaces de identificar como tal.

El motivo más común por el que no se reconocen este tipo de talentos es que somos conscientes de que existen algunas cosas que se nos dan bien.

Pero lo consideramos algo normal que puede hacer cualquier persona, y no lo identificamos como un talento.

Para descubrir los talentos ocultos es recomendable hacer un análisis interno para conocernos mejor a nosotros mismos.

Pero también puede ser interesante preguntarle su opinión a nuestro círculo más cercano.

Talentos potenciales

se trata de talentos que aún no tenemos, pero que, si trabajamos en ellos, podemos llegar a desarrollarlos.

Para identificar este tipo de talentos, es aconsejable pensar acerca de los talentos que no tienes pero que te gustaría tener para sentirte realmente completo.

Por lo general, los dos primeros tipos de talentos no solemos desarrollarlos, ya que son parte de nosotros de manera natural y no necesitan un esfuerzo por nuestra parte.

Por el contrario, los talentos potenciales se desarrollan, ya que la única forma de alcanzarlos es esforzándote por ello.

De esta forma, una persona que ejercita un talento puede llegar a desarrollarlo más que una persona que tuviera el mismo talento de forma natural.

 

¿Cómo identificar el talento?

Una de las cuestiones más importantes, y que constituye el principio de todo el camino, es aprender a identificar el talento en una persona.

Esta pregunta habitualmente suelen hacerla los padres cuando observan a sus hijos.

Hay niños que son particularmente habilidosos en muchas áreas y otros que aparentemente no lo son.

La distinción está en ver qué hace el niño con una pasión inusitada, de manera que el transcurso del tiempo sea casi fugaz.

De esta forma, para conseguir identificar la pasión y el talento de una persona, es importante, por un lado, prestar atención a aquellas tareas que desatan esa pasión.

 

Encontrar la vocación

Para desarrollar el talento hay que tener en cuenta la vocación, ya no sólo en un sentido profesional, sino también como forma de encontrar el ámbito de actividad en el cual una persona es eficaz y especialmente reconocida por los demás.

Este reconocimiento social genera una energía que realimenta el proceso.

Cuando una persona encuentra su vocación, sabe que es a lo que se quiere dedicar y todo esfuerzo invertido merece la pena.

La principal recomendación para que una persona pueda desarrollar su vocación y su talento es ampliar el margen de libertad y confianza, y relajar las posibles expectativas que tenga el entorno con respecto a la persona en cuestión.

En definitiva, es importante facilitar las experiencias que se experimentan en distintos campos de conocimiento.

Una vez que la persona vaya definiendo sus gustos y sus intereses, y realice esfuerzos significativos en un ámbito determinado, será cuando empiece a definir su vocación.

 

El desarrollo del talento

Cuando se dice que todos tenemos un talento, hablamos de un talento específico, personal e individual, que en realidad es un complejo conjunto de capacidades que hemos desarrollado durante toda nuestra vida a través de nuestras experiencias

Esto es lo que nos hace distintos a unos de otros, por lo que, para poder encontrar el talento que existe en cada uno de nosotros, la principal función es encontrar aquella tarea en la que somos especialmente competentes y conseguir que los demás nos reconozcan como tal.

También hay que tener en cuenta que existe una segunda dimensión del talento que no es objetiva ni comparable, que es la dimensión personal e individual.

Esto consiste en la búsqueda de la excelencia para la felicidad del individuo.

Cuando una persona encuentra su talento especial y lo desarrolla, tiene más posibilidades de alcanzar la felicidad.

Recomendaciones

Por un lado, es aconsejable conferir dignidad al individuo, especialmente cuando son niños, ya que tendemos a subestimar su realidad como persona.

A pesar de que sus capacidades cognitivas y expresivas están en desarrollo, no debemos subestimar su ser emocional y, por supuesto, el papel protagonista que debe ir tomando en su propio camino.

Además de otorgar esta dignidad, también es importante hacer una escucha y una observación atenta de su desempeño en las distintas habilidades o competencias.

Por otro lado, es recomendable olvidarse de la inteligencia como estrategia, ya que lo importante es saber cómo se siente y cómo desempeña según qué tareas.

Por lo tanto, como ya mencionábamos anteriormente, lo importante es observar y poner atención para identificar cuáles son las actividades que desatan esa gran pasión en ellos.

 

Para obtener más información te invitamos a nuestro próximo webinar en el que Sergio Fernández y Marly Kuenerz van a estar hablando de claves prácticas para destapar la Creatividad y el Talento.

 

 

El Inconsciente

¿Qué es el inconsciente?

El inconsciente se trata de uno de los aspectos más difíciles de definir, ya que cada persona tiene una percepción distinta sobre ello.

En gran parte, el inconsciente está formado por la memoria y las experiencias tanto personales como de la humanidad. Éste se encuentra en todo nuestro cuerpo, más concretamente en las células.

La doctora Candace Pert, descubrió lo que conocemos como las moléculas señales, que son las que llevan la información de una célula a otra y también entre órganos.

Esta doctora, aparte de probar cómo funciona esa información que no conocemos y que está ocurriendo, también mostró una cosa muy interesante.

Durante toda la vida se pensó que un neurotransmisor, cuando hace una sinapsis, es como si fuera una llave que entra en una cerradura.

Candace, descubrió que la cerradura era móvil, es decir, no tenía la misma forma todo el tiempo, sino que iba cambiando.

Este descubrimiento probó que tenemos una percepción que va mucho más allá de nuestros sentidos. Con lo cual, hay una enorme capacidad de percepción en el inconsciente.

Las células y el origen

De toda la información que recibimos a través de las moléculas, hay información de nuestro origen.

Esto es así porque hay una búsqueda de vuelta al origen que está innata dentro de nosotros.

Nuestras células tienen la información correspondiente a las primeras células, las cuales pasaron por diferentes estadios.

La primera célula que está viva lo que tiene que hacer es comer. Lo mismo con los bebés cuando nacen, que ya nacen mamando sin necesidad de que exista una enseñanza previa.

Una vez que la célula descubrió que puede comer, comenzó a descubrir que también había peligros al comer, por ejemplo, que el agua esté contaminada, que haya un depredador…

Todo esto da lugar al miedo.

Este miedo lo llevamos todavía dentro de nosotros, lo que hace que estemos constantemente protegiéndonos, aunque no sepamos bien de qué.

Después de que la célula se supo proteger, descubrió que si se une a otra, es mucho más fuerte.

Cada uno de estos momentos es un momento que nosotros vivimos en nuestra vida, ya que está celularmente registrado en nosotros mismos.

Por último, si salimos airosamente de todos estos niveles, nos encontramos con lo que es de verdad, y es que tenemos una búsqueda de lo trascendente, que se trata de una búsqueda de unión.

Esa búsqueda la traducimos en nuestra vida física en aquello que más se parece a la unión, que es la pareja o la familia.

Por ello, cuando se destroza una pareja o se rompen lazos con la familia, se pasa por una situación de dolor, ya que se trata de su sustituto de unión en este mundo terrenal.

Conectar el consciente con el inconsciente

Dentro de la programación que existe dentro de todos nosotros, el hecho de conectar el consciente con el inconsciente es uno de los aspectos más importantes.

A pesar de que el consciente es menos poderoso, tiene una cosa que el inconsciente no tiene, y es que es analítico mientras que el inconsciente es reactivo.

Por tanto, la armonización de tu consciente con tu inconsciente es la clave principal para conseguir llegar a ser la mejor versión de ti mismo, con todo tu potencial aprovechado.

Sin embargo, a pesar de los impulsos que podemos llegar a sentir (en muchos casos, incluso destructivo), en el inconsciente está grabado todo lo que nos ha pasado a lo largo de nuestra vida, y eso ha dado referencias para esa parte reactiva que tenemos dentro.

Por lo tanto, para que el inconsciente sea un amigo, hay que limpiarlo y recolocar las cosas en su lugar.

Esto consiste en dar una significación nueva a las cosas, aunque todo depende de la forma en que tú mismo las vivas.

Por ejemplo, hay cosas que has vivido cuando eras más pequeño y que se han grabado como un gran trauma.

Esto hace que en muchas ocasiones te bloquees a la hora de hacer algo, ya que el inconsciente lo que intenta es protegerte teniendo en cuenta las referencias que tiene grabadas.

De esta forma, cuando tú cambias la visión y comienzas a ver las cosas desde otro ángulo, vas a conseguir ver cosas completamente distintas a las que veías antes.

Según esto, debemos comprender las leyes que rigen al inconsciente, y cuando consigues esto, pasa a ser un amigo.

El miedo y las decisiones

A la hora de tomar una decisión, podemos encontrarnos con dos grandes obstáculos en nuestro camino.

Por un lado, tenemos miedo a lo nuevo. Esto es así porque lo desconocido utiliza tus recursos internos y tu potencial, lo que supone un desafío. Por otro lado, también tenemos adicción a lo viejo.

Nosotros llevamos nuestras experiencias del pasado grabadas en el inconsciente, ya sean éstas buenas o malas.

Si en este pasado tenemos carencias, vamos a proyectas esas carencias en el futuro a través de las expectativas que nos formamos a nosotros mismos, como una forma de compensar aquello que nos faltó.

Por ello, resulta difícil vivir en el presente, ya que en el presente no debe importar el pasado y tampoco deben crearse expectativas de futuro.

El presente es el único momento en el que se puede conectar con la vida y vivir plenamente feliz.

 

Origen de la psicología transpersonal

El psicoanálisis trajo a la atención del público la importancia del inconsciente y de cómo éste afecta al cuerpo, por lo que cuerpo y mente deben trabajarse de manera simultánea.

También acercó la importancia de la biografía de una persona, es decir, los acontecimientos que se marcaron en la vida de una persona.

 

Esto es importante porque actualmente somos fruto de todo aquello que hemos vivido anteriormente.

El psicoanalista Sigmund Freud manifestaba que el ser humano está enfermo, de forma que debe aprender a vivir y convivir con su enfermedad.

Más tarde llegó el conductismo, que dio especial importancia al estudio de la conducta para conocer la psicología. Esta corriente sigue utilizándose aún hoy en día para tratar enfermedades.

Después apareció la psicología humanista, la cual conllevó grandes mejoras, ya que se empezó a tener en cuenta el ambiente además de la persona.

Además, lo que se hace en esta corriente es acompañar al paciente a través de sus dificultades.

El cambio de Filosofía

En este momento, la filosofía cambió radicalmente, y se comenzó a pensar que el ser humano no está enfermo por naturaleza, sino que la enfermedad llega cuando el ser humano no utiliza su potencial.

Esto se debe a que el potencial es una fuerza migratoria que se encuentra en tu interior, por lo que, si no le das una salida, irá contra ti.

Por último, se dio paso a la psicología transpersonal, la cual se basa en todo lo mencionado anteriormente, pero añadiendo algunos aspectos más.

En nuestra vida todo es transpersonal y personal al mismo tiempo, ya que nuestro inconsciente personal y nuestro inconsciente colectivo están presentes en todo momento.

Nuestros intercambios de información internos externos también están ahí todo el tiempo.

 

¿Qué es la psicología transpersonal?

La psicología transpersonal investiga la naturaleza esencial del ser humano y reconoce el potencial que existe en los estados de conciencia que transcienden de los límites normales de la personalidad.

Además, no descarga al ego, que se considera imprescindible para la adaptación al exterior. También tiene como objetivo colocarle en su lugar natural, fortaleciéndole y haciéndole flexible para poder ir más allá de sí mismo.

Los niveles expandidos de conciencia y las experiencias cósmicas ya fueron vivenciados y descritos con absoluta precisión por los místicos orientales hace más de 4.000 años.

A través de la introspección, pudieron alcanzar estados ampliados de conciencia que transcendían el mundo cotidiano y la noción de tiempo y espacio, conectándose con una realidad multidimensional.

Además, estas culturas consideraron que el centro del Hombre no es la mente, sino un nivel mucho más profundo que llamaron Ser.

Y es por esto que cuando conectamos con el nivel profundo de nosotros mismos, experimentamos un estado de plenitud y de pertenencia con el Todo.

La psicología transpersonal y su postura integradora

La psicología transpersonal unifica el conocimiento occidental con los sistemas filosóficos orientales como, por ejemplo, el budismo o el yoga, entre muchos otros.

Además, acoge todas las escuelas psicológicas mencionadas anteriormente, así como sus técnicas y descubrimientos.

Todas estas escuelas defienden que la cura de todos los dolores psicológicos del hombre se encuentra en esta conexión con el Centro Interior, el cual es la fuente de toda nuestra fuerza y energía.

La culpa