Terapeutas transpersonales

Carta abierta a una nueva generación de Terapeutas Transpersonales

Podemos describir la terapia como un encuentro genuino con otra persona y a pesar de que en salud mental no se aprende por consejo, queremos compartir algunos conocimientos con aquellos que estén interesados en aprender.

Estos consejos, no son solo para terapeutas transpersonales o pacientes si no para cualquier persona que quiera mejorar en sus relaciones con los demás y consigo misma.

 

Cinco consejos para ser buenos Terapeutas Transpersonales

1 Evitar el diagnostico.

2 Crear una terapia nueva para cada paciente.

3 Reconocer los errores.

4 No tomar decisiones por el paciente.

5 Usar los sentimientos como un material valioso.

 

Estos tips se han obtenido de un libro que se llama El Don de la Terapia de Irvin Yalom. Es muy recomendable para todos aquellos Terapeutas que están empezando la práctica con pacientes.

En su obra, generalmente trabaja con un enlace entre lo que es la Psiquiatría, la Psicoterapia y la Filosofía.

Además de recomendar este libro, desde la Escuela de Atención también se ha desarrollado un curso específico, dirigido a todas las personas que sienten el deseo de acompañar a los demás, como Terapeutas Transpersonales con dos programas complementarios.

El en primer programa, se desempeña una Práctica profesional con los clientes.

Un aprendizaje de conocimientos, actitudes y habilidades que un Terapeuta necesita para afrontar su práctica profesional, junto con una supervisión de casos reales.

La practica profesional con los clientes se realiza durante 5 meses, si deseas obtener más información puedes hacer clic aquí.

tipos de sueños

¿Qué quieren decir los sueños?

 

Los sueños quieren exteriorizar la información de nuestro inconsciente mediante un conjunto de símbolos que siempre están relacionados con el soñante. Y cada persona, lugar o cosa que se nos aparece en el sueño, tiene un significado especial para el individuo en cuestión.

Para la correcta interpretación de los sueños, es necesario conocer la situación actual del soñante, ya que sus vivencias cotidianas, quedan almacenadas en el inconsciente y estas son las que se mostrarán en el sueño a través de diversos símbolos.

La comprensión del lenguaje de los símbolos y la información que se obtiene al interpretar el sueño es la que permite al individuo trabajar sobre sus dificultades o distinguir sus logros alcanzados.

Los sueños también ayudan a percibir algunos aspectos importantes en los que las personas no suelen reparar, y que mueven todas sus emociones.

Por ejemplo, cuando hemos vivido un sueño intenso, este permanece en nuestra mente durante todo el día causando una fuerte sensación… eso se debe a que toca directamente la parte emocional y el núcleo más profundo del ser.

Al aprender a descifrar los símbolos del inconsciente, se obtiene información valiosa que puede ayudar, a atravesar las dificultades y bloqueos que paralizan la vida propia o de otras personas que requieran ayuda a través de este método.

Para ello, la Escuela de Atención, ha desarrollado un curso especializado que permite entender el lenguaje de los sueños, y que ayuda a conectar con todas esas partes personales, que no se han podido ver porque están en el inconsciente.

 

 

 

Tipos de sueños: ¿Cómo se clasifican nuestros sueños?

 

 

Si has comenzado a consignar los recuerdos que tienes cuando despiertas, es probable que ya hayas notado que existen distintas clases de sueños.

La mayoría de los libros hallados sobre el tema nos ofrecen algún tipo de clasificación, pero casi nunca suele haber consenso entre los autores, porque las clasificaciones se realizan en distintos niveles… a veces en función de su contenido, a veces por su impacto en la vida, por su posición en determinado mapa dimensional, por su grado de lucidez, por las veces que se repite etc.

Casi siempre hay una mezcla confusa de todos estos niveles, de forma que se dan tipologías como las siguientes: sueños lúcidos, sueños eróticos, sueños repetitivos, sueños de prospectiva, viajes astrales y pesadillas.

Y cuando uno trata de clasificar un sueño, quizá responde simultáneamente a más de una de esas categorías.

Por ejemplo, es posible tener un sueño de prospectiva de forma repetitiva y haberlo experimentado con lucidez.

Entonces, para aclarar esta cuestión, explicare brevemente los cinco principales niveles para llevar a cabo una distinción.

A) En relación a su importancia

Las tradiciones ancestrales de todo el mundo tienen una clasificación muy sencilla y funcional basada en la utilidad que representan para ellos las experiencias oníricas.

En primer lugar, están los grandes sueños: los que provienen del gran espíritu y se consideran mandatos útiles, no solo para quien lo sueña si no para la tribu o comunidad a la que pertenece.

Por eso, el soñador hace lo posible por ponerlos en práctica con la colaboración de los demás miembros de la tribu, quienes se esmeran en ayudar lo sabiendo que aquello beneficiara a todo el colectivo.

Sueños menores: los que provienen del pequeño espíritu del individuo que lo sueña, contiene sus aspiraciones y deseos, muchas veces conflictivos y en algunos casos ciertos consejos enviados únicamente para su propio beneficio.

B) En relación con su frecuencia

Esta clasificación se basa en el número de veces que se presenta un sueño determinado.

En primera instancia tenemos los sueños recurrentes, son aquellos que se repiten en algún periodo de nuestra vida ya sea a diario, cada semana o una vez por mes, cualquiera que sea la frecuencia hay poca variación en el contenido del sueño.

Pueden ser de carácter positivo o negativo, estos últimos nos muestran conflictos no resueltos o ignorados, usualmente señalan alguna debilidad personal, temor o incapacidad de cambiar algo. Se consideran como gritos de nuestra conciencia para dirigir nuestra atención hacia algo que no estamos superando.

Una vez que se ha encontrado solución al problema, estos sueños cambian o desaparecen por completo.

En segundo término, existen los sueños ocasionales, la mayoría de nuestras experiencias oníricas se hayan en esta clasificación, algunos pueden parecer novedosos, otros fantásticos o incluso ordinarios, pero el caso es que no se repiten con mucha frecuencia.

Por último, también existen los llamados sueños únicos que, debido a su importancia y su impacto sobre nuestras vidas, perduran imborrables en los archivos de nuestra memoria.

C) En relación a su grado de lucidez

De la misma forma que cuando estamos despiertos rara vez nos preguntamos si estamos soñando, porque nos parece obvio e incuestionable que no lo estamos, la mayoría de las veces tampoco nos cuestionamos nada de esto durante el estado onírico.

De allí que cuando logramos hacerlo, podemos comenzar a distinguir también diferentes tipos de sueños en relación a nuestro grado de conciencia.

1 sueño inconsciente: es aquel en el que no tenemos conciencia de estar soñando. Suelen aparecer cosas inverosímiles o imposibles de acontecer en el estado físico y las aceptamos como algo perfectamente natural sin cuestionar nada al respecto.

2 sueño semilúcido: cuando debido a algún detalle o alguna cosa que no resulta extraña, tenemos clara conciencia de estar dentro de un sueño. En caso de que no despertemos, podemos ejercer algún grado de control sobre la trama o los personajes que aparecen, pero después de algunos momentos volvemos a perder esa conciencia y el sueño continua de la forma acostumbrada, sin conciencia.

3 sueños lúcidos: aquel en el que, a partir de cobrar conciencia del hecho de estar soñando, podemos mantener esa lucidez durante todo el resto del sueño, pudiendo ejercer distintos grados de control sobre el escenario onírico y los personajes.

4 sueño astral: cuando la conciencia de la persona está fuera del vehículo físico y no puede moverlo a menos que haga un esfuerzo y regrese dentro de él, este tipo de sueño suele darse momentos antes de despertar, de tal forma que la persona cree que ya está despierta hasta que algo le hace ver que no es así.

En ocasiones, se llega a experimentar cierto grado de angustia porque el soñador no puede situarse de forma inmediata dentro del cuerpo físico para despertar em la realidad material, pero después de algunos intentos eventualmente termina volviendo a él y despertando.

5 viaje Astral: aquel en el que la conciencia se sitúa intencionalmente fuera del cuerpo, puede observar el cuerpo desde arriba y puede moverse libremente por el entorno, aunque no puede afectarlo.

 

 

D) En relación a su grado de simbolismo

Un sueño se considera simbólico cuando alguna de sus imágenes sustituye a un concepto o a una emoción. la mayoría de las veces es fácil encontrar las asociaciones pertinentes, incluso sin tener ninguna práctica en el análisis onírico.

Sueño literal: aquel en que todas las imágenes oníricas, personajes o escenarios, podrían verse como en el mundo físico y los mensajes que recibes no requieren interpretación.

Sueño simbólico: aquel en el que todo es irreal desde el punto de vista de las leyes físicas, o en donde recibes información de forma indirecta al interpretar imágenes o símbolos que aparecen en el sueño.

Sueño semi simbólico: aquel en el que aparecen elementos literales mezclados con elementos simbólicos.

E) En relación a su contenido

Esta última clasificación es la más extensa y menos concisa ya que se basa en la trama del sueño.

1 sueños de descarga emocional: aquellos en el que nuestros deseos contradictorios y nuestras emociones perturbadoras, tienen una libertad de expresión total, de forma que llevamos a cabo violentas peleas, persecuciones, discusiones, atracones de comida o de droga, así como todo tipo de situaciones que nos llevan a descargar tensión, ansiedad y desesperación sin ningún tipo de censura.

2 sueños de la sombra: en ellos nos permitimos hacer todo lo que en la conciencia diurna no nos atrevemos ya sea por represión o por motivos éticos, por ejemplo, los asesinatos, las relaciones sexuales y otros actos que en la conciencia diurna nos producirían indignación o vergüenza.

3 mal sueño: durante este sufrimos accidentes violentos o somos las víctimas o de circunstancias o personajes que abusan de nosotros, nos persiguen, o nos tratan con violencia. Nos hacen sentir humillados, ridículos o realizar cualquier otra acción que nos causa miedo.

4 pesadilla: es cuando no podemos identificar claramente qué es lo que nos provoca horror o pánico, ya sea porque no lo recordamos, o porque no podemos identificarlo, la única diferencia con el mal sueño es, que el en primer caso podemos determinar con claridad aquello que nos causa el miedo.

5 sueño ordinario: el soñador continúa realizando las mismas actividades que realiza de forma cotidiana en su vida diurna, sin que surja ningún problema especial o contratiempo que trastorne la faena habitual.

6 sueño intrascendente: aquel cuyas escenas no tienen ningún argumento, o sea que no existe conflicto o congruencia entre las imágenes, son pensamientos aislados del día que la mente retoma, quizá para eliminarlos de la mente como basura.

7 sueño indescriptible: aquel que no se puede describir con palabras debido a la extrañeza de su contenido simbólico, muy fragmentado o incoherente o porque no recordamos ninguna imagen concreta.

8 sueño de ensayo: aquel en el que ensayamos alguna manera de solucionar un problema ya sea en nuestro trabajo, en nuestras relaciones personales o en cualquier otra esfera de nuestra vida diurna.

9 sueño de sabiduría: aquel que aporta una idea, ofrece un diagnóstico o esclarece alguna cuestión importante que nos preocupa durante el tiempo de vigilia, puede ser literal o simbólico y puede darse de forma espontánea.

10 sueño precognitívo: ofrece información sobre un acontecimiento que aún no ocurrió, pero que pasado un corto periodo de tiempo efectivamente tendrá lugar.

11 sueño telepático: el soñador tiene conocimiento acerca de hechos que ocurrieron en el pasado, o que acontecen simultáneamente en otro lugar y luego recuerda lo que otras personas estuvieron haciendo, detalles de cosas, sitios en los que nunca ha estado, conversaciones en las que no estuvo presente y también problemas que en ocasiones los mismos implicados desconocen.

12 sueño de sanación: aquel que trae consigo una sanación física o emocional como resultado de lo que acontece en el argumento onírico.

13 sueño espiritual: en él recibimos enseñanzas ya sea mediante la simbología del sueño, o de forma literal. La única diferencia con los sueños de sabiduría consiste que el soñador identifica claramente la fuente de esas enseñanzas, con guías y maestros espirituales de su cultura o tradición.

14 sueño multidimensional: esta última clasificación está basada en cuatro supuestos metafísicos, el tiempo no es lineal, hay distintas dimensiones, los humanos no existimos en varias de ellas y durante las horas que pasemos durmiendo podemos entrar en contacto con nuestra alma, en alguna de estas dimensiones o en otros tiempos.

En el anterior post hemos introducido la idea de ralentizar, no para ir más lento, sino para llegar antes. Por encima de todo, ¡no te agobies, volveríamos a caer en los viejos hábitos de siempre!

Seguramente al leer y completar tu Historia de Vida, es muy probable que en algún momento te embargue una emoción dolorosa. En ese caso, cierra el cuaderno y concéntrate en lo que estás sintiendo. Eso es un tesoro, ¡no lo dejes pasar!

Vas a reconocer que ya sentiste lo mismo muchas veces antes, que más bien es una constante en tu vida, sea rechazo, sea abandono, sea incomprensión, injusticia, soledad, celos, sentimiento de pérdida… algún tipo de miedo.

Localiza en qué lugar de tu cuerpo se refleja esta emoción.

Qué parte de tu cuerpo se tensa, se pone rígida, te quema, te duele, si se siente como si tuviera un peso, o como si algo puntiagudo la traspasara, como si fuera una herida.

Una vez que localices dónde se instala esta emoción en tu cuerpo, empieza a respirar concentrándote en esta parte (sea en el pecho, en la cabeza, en el plexo solar, en el bajo vientre). Visualiza en este lugar una energía oscura, densa, gris, como una nube cargada.

Comienza ahora a inspirar por la nariz, llevando mentalmente el aire a este lugar concreto. Al expirar, imagina que este aire empuja hacia fuera esta nube oscura.

Sigue hasta que sientas que esta zona de tu cuerpo se está quedando más leve, más limpia, que una nueva sensación va apareciendo, como si hubiera un espacio de aire nuevo y claro. No pares hasta sentir esta sensación de alivio.

Cuando hayas conseguido aliviar esa zona, repite la lectura que te causó malestar.

Si sigue afectándote, repite el ejercicio del post  Herencia GENÉTICA y Herencia ESPIRITUAL, ambas van de la mano (II) Ejercicios, que puedes consultar aquí.

Si no, continúa la lectura con normalidad. Si otro recuerdo te causa malestar, repite esta Respiración de Limpieza que acabamos de hacer.

Si te das cuenta de que esta sensación desagradable está contigo siempre o muy a menudo, recuerda respirar en esta parte de tu cuerpo varias veces durante la semana. Las huellas emocionales a veces son tercas. Se trata de seguir las sesiones de respiración, hasta que no vuelvas a sentir este malestar. Es una memoria celular y la respiración es su medicina natural.

Por otro lado, no olvides preguntar a tus allegados y conocidos de mayor confianza, qué virtudes y cualidades ven en ti hasta el día de hoy. Ya va siendo hora de comenzar a ver cómo eres realmente y darte cuenta que a veces no coincide tu propia imagen interna con la imagen que perciben los demás, pues ven atributos que pasan desapercibidos para tu conciencia.

 

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster Transpersonal y Juego de la Atención. Para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

Resultado de imagen de pensamiento positivo

Resultado de imagen de consolidaciónEstamos hilvanado diversos temas, pero todavía no hemos profundizado en ellos. Es necesario volverlos a tocar desde otros enfoques, y así conseguiremos generar una visión sólida e integradora del psiquismo humano.

Por ahora vamos a ahondar en la solución de todo aquello que todavía te agobia o te hace sufrir en tu día a día. Tenemos muchos malentendidos acumulados por la falta de información y formación al respecto.

Vamos a resumir lo que hemos visto en los post de Psicología Transpersonal de este Blog.

Hemos contemplado los cambios que surgen cada vez que comienzas algo o que nace algo nuevo en tu vida, así como la actitud que tomas ante este cambio. La resistencia que puede surgir y también el sabor y la vibración que viene de atreverte, de lanzarte.

También vimos como a través de tu sensibilidad percibes la alegría y disfrutas de estar viva/o, pero también como tu poderoso inconsciente graba todo aquello que te ha causado una impresión fuerte o que ha sido importante para tu estabilidad emocional y anímica.

Consideramos como estas grabaciones están hasta hoy influyendo sobre ti. Se te ha invitado a hacer una Historia de tu Vida, desde recuerdos remotos hasta el día de hoy, y  se te sugirió que vieras esta historia como si no fuera la tuya, buscando cuál es su núcleo central, aquello que llama tu atención y se repite.

Finalmente hemos mencionado de refilón la importante influencia de los ancestros, así como la idea de un plan espiritual trazado para ti.

Mucho tema para tan poco tiempo. Ahora toca ir introduciendo ejercicios concretos, para que puedas obtener los frutos de tu trabajo.

En Escandinavia algunas empresas siguen una política llamada “Slow Down” (ralentizar). Es algo como “no por mucho madrugar amanece más temprano”. Se trata de darle un tiempo más largo de lo que parece necesario para los proyectos, con el fin de madurar al máximo su funcionalidad y eficiencia, sin cometer los errores y despistes que ocurren cuando tienes prisa. Con esta idea estamos tratando también tu trabajo interior. Es un concepto muy importante: no tener prisa. La prisa atrasa las cosas y les quita calidad.

La tranquilidad trae una calidad muy distinta, más amorosa. Sientes respeto por ti misma/o, puedes disfrutar hasta de las cosas más sosas y cansadas, es todo distinto. ¡Y la eficiencia es igual o mayor! Con este enfoque vamos desarrollar los siguientes post.

Ahora vamos a por resultados. Ya queremos ser más felices, ya queremos manejar nuestras emociones, ya basta de sufrir, basta de negatividad, de drama. Lo que queremos es amarnos más y tener complicidad, saber sentir al otro/a, llegar al otro/a. Esta es nuestra meta.

Un viejo texto del buen amigo Adolfo Mizrahi, que en ese momento acababa de perder a su perrita con la que convivió durante 10 años, nos va a ilustrar un mensaje fundamental en el trabajo interior, el afecto. Lo escribió desde el corazón, y por ello, conserva su energía original:

 

“Cuando nos vinculamos afectivamente con una persona

 la vamos percibiendo según  lo que queremos ver en ella de acuerdo a nuestra realidad interior

 y muchas veces es muy distinto a como se ve ella a si misma.

Es como si nos fuéramos relacionando con personas creadas por nosotros, personas virtuales.

Muchas parejas adolecen de esta doble visión y viven la relación con suma dificultad.

A veces la relación dura mucho tiempo, tal vez años y sin embargo es como si no se conocieran.

 

Cuando tú te vinculas afectivamente, construyes hilos invisibles como vinculo

y si la relación se rompe, se rompen esos conductos quánticos

generando un gran vacío energético doloroso que cuesta reconstruir.

Esos lazos afectivos, también los puedes crear con plantas, animales de compañía,

objetos que tienen recuerdos, objetos religiosos, etc..

 

Nuestras emociones se implican en este proceso afectivo a través de energía en movimiento…

Todo lo que vemos, tocamos o percibimos -las personas, los animales, las piedras, las plantas…-

intercambia energía con nosotros.

 

En mi consulta tengo un patio pequeño de apenas dos metros de ancho y la gente

se sorprende agradablemente cuando ve como crecen mis plantas, parece un pequeño bosque.  

Estas plantas no solo se alimentan de la tierra, y el agua, sino también de  energía calida

y amorosa que se desprende en el intercambio afectivo con mis clientes que la miran a diario en cada sesión.

Los vínculos afectivos sólidos son los que se construyen de a pedacitos de tiempo,

de pequeñas vivencias y también de silencios compartidos.

Saint- Exupéry dijo:”fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante”.

 

Hace poco se ha muerto mi hermosa perrita y su muerte me afectó, tal vez porque puse en ella

lo que yo necesitaba dar y recibir en este momento de mi vida.

Puede, como lo dicho anteriormente, que yo sintiera muchas cosas que ella no sentía,

es decir que haya sido mi realidad, no la suya, sin embargo el intercambio

de energía afectiva que tuve con ella fue sutil pero muy intenso.”

 

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster Transpersonal y Juego de la Atención. Para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

Imagen relacionada

Ahora que empezamos a intuir la existencia de un Guion de Vida, vamos a sacarle el jugo a esta ampliación de visión. Nos vamos a referir a ello de vez en cuando y lo usaremos como referencia para hacer ejercicios prácticos y vivenciales, con una clara intención de usar este Blog con practicidad más allá de un ejercicio intelectual.

Por tanto, vamos a tratar de cambiar nuestras reacciones indeseables trabajando sobre algunas escenas concretas. Si te has saltado alguna etapa de tu Historia vista en los post anteriores, complétala cuando puedas, para poder sacarle todo el provecho a estas herramientas.

Seguramente en algún momento apareció un bloqueo, un freno. En otros casos, quizás comenzasteis con cierta desgana hasta que un ejercicio determinado os hizo conectar con algo importante. Ambas cosas son normales.

El trabajo interior no es una línea recta. Se pasan desiertos y lagunas, y también a veces se fluye y vienen regalos inesperados. Otras veces te parece que nada acontece y que estás atascado/a. No importa, lo importante es seguir. Aunque en algún momento te parezca que las cosas se han trabado, sigue. Aunque no consigas seguir las instrucciones al pie de la letra, sigue. Cuando menos lo esperas, aparecerá una vislumbre de algo importante para ti, que recolocará muchas cosas en tu interior y que puede dar un aire nuevo y fresco a tu vida.

Vamos a seguir trabajando y ampliando nuestra experiencia y pronto vamos a enfatizar un tema fundamental: el miedo. Es uno de los puntos más comunes en todos, así que vamos a darle una atención especial. Aunque sigamos profundizando en los diferentes temas que estamos tocando, en los próximos post vamos a desmenuzar las distintas formas de miedo e inseguridad que tanto nos hacen sufrir. Por el miedo perdemos mucho, dejamos de hacer y de vivir tantas cosas, nos encogemos tanto…

Retomemos el detalle de nuestras grabaciones de adulto.
Aunque tengamos en cuenta que la mayoría son repeticiones sobre el mismo tema, repeticiones de sentimientos y escenas de la infancia, aunque con distintos actores y en distintos escenarios, hay determinados acontecimientos que sí son novedosos.

Accidentes, problemas de salud, muertes, desilusiones amorosas pueden haber provocado nuevas grabaciones. Son acontecimientos para los que a veces no estabas preparado/a y que han creado una referencia nueva y dolorosa en tu Historia.

Ahora, vamos a generar un momento de introspección. Toma unos minutos de calma y después de relajarte con profundas respiraciones, considera si te duele alguna de estas grabaciones de adulto.

Deja que te vengan a la memoria los acontecimientos más importantes de tu vida de adulto y siente si te han dejado una huella emocional. Si es así, completa tu Historia de Vida con estos acontecimientos más recientes, describiendo el hecho y los sentimientos que han suscitado. Si ves que son simplemente repeticiones de lo que te ha pasado de niño, no las consideres.

Luego coge tu Historia de Vida y léela de comienzo a fin. Hazlo unas cuantas veces, hasta que tengas la sensación de que ya recuerdas esta historia (¡que casualmente es la tuya!) completamente.

Ahora, cierra los ojos y revisa tu Historia como si fueras un espectador ajeno, como si no fuera la tuya. Siente cuales son los hechos importantes que se repiten en este relato. ¿Son sentimientos que se repiten? ¿Son situaciones? ¿Qué te parece lo más significativo de esta vida (¡la tuya!)? Lo que es más fuerte, más relevante, lo más significativo. ¿Qué te parece lo que más urge “arreglar” o corregir de esta historia?

Date el tiempo suficiente para que cale en ti lo que realmente importa, lo que realmente es crucial en tu historia de vida. El núcleo de tu vida gira alrededor de esto que te parece tan importante y tan central. Matiza lo que sientes y escríbelo en tu cuaderno.

Por otro lado, te sugerimos que preguntes a tus familiares y amigos cuales parecen tus virtudes y tus talentos principales. Desde su perspectiva, que te apunten aquellos dones que estuvieron desde siempre en ti, o que has ido desarrollando a lo largo y ancho de tu vida hasta el día de hoy.

En futuros post trabajaremos con estos dones, que también son cruciales para tu Función de Vida.

 

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster Transpersonal y Juego de la Atención. Para más información, consultar las webs:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

 

Resultado de imagen de herencia genética

Aunque las grabaciones emocionales conforman las paredes de nuestro confinamiento en el aquí y ahora, todo ello se monta alrededor de un núcleo. Busquemos este núcleo. Vamos a dedicarle tiempo al verdadero origen de todo ello: nuestro guion de vida, el verdadero sentido transpersonal.

Todos nosotros disponemos de una Herencia Genética y Espiritual.

Lo genético evidentemente viene dado por nuestros ancestros. Somos el resultado del encuentro y desencuentro de toda una multitud de personas, y toda esta gente, más el bagaje de todas sus vivencias, está dentro de ti, combinado de una manera especial y única.

Eres el producto final de un sin fin de “coincidencias” de parejas que se unen y procrean un nuevo Ser. ¡Al final de esta larga fila estás tú! Tanto lo que te gusta como lo que no de toda esta multitud de ancestros, todo ello está influyendo poderosamente sobre ti.

De la misma forma que una planta se nutre de sus raíces, nosotros igualmente recibimos toda la información de nuestros ancestros y todas las tendencias que luego nos toca manejar en nuestra vida, tanto a nivel físico como psíquico. Cuando investigamos nuestros ancestros encontramos muchas veces respuestas que no encontrábamos en nuestra historia personal.

Es ilustrativo la historia de una alumna cuyo problema con su pareja parecía insoluble, ya que le achacaba al marido (como tantas mujeres) gran desinterés por sus necesidades y una insoportable desatención.

Su madre, en cambio, tenia una marido súper atento y dedicado, lo que hacia todavía más inaguantable su situación, pues no conseguía evitar comparar a su marido con su padre.

Cuando montamos su árbol ancestral, se dio cuenta que tanto su abuela como su bisabuela además de todas las mujeres de la rama paterna, se habían casado con hombres que vivían “a su bola” y que eran muy descuidados con sus parejas y su familia. Al darse cuenta de que era una tendencia de su familia que ella había seguido, pudo ver al marido de otra forma y tomar responsabilidad por sus sentimientos en lugar de culpabilizarle continuamente.

Tal y como suele ocurrir cuando cambias tu enfoque, ¡a partir de ahí el marido empezó a darle más atención y a interesarse por sus cosas!

Por debajo de esta influencia general y poderosa de los ancestros está la más directa, la de nuestros padres, de quienes aprendemos nuestra forma de manejar el mundo, actitudes y comportamientos, así como ideas, prejuicios, puntos de vista, normas y demás.

Está claro que los padres a su vez también están totalmente influidos por el árbol familiar, siendo simplemente una continuación de todo ello.

Cada uno de nosotros está inmerso en su contexto familiar, influido por él y ejerciendo también nuestra influencia sobre la familia.

Podemos seguir todas estas tendencias o, por lo contrario, tratar de cambiarlas y renovarlas, lo que a su vez influirá sobre el conjunto familiar.

Hay otra consideración importante: todas las grabaciones personales que has sufrido están estrechamente relacionadas con los valores familiares. ¡Es como si fueran variaciones sobre el mismo tema! Como si tus vivencias personales formasen el capitulo siguiente del libro, totalmente vinculadas al contexto anterior. Aunque quieras ir por libre hay una correlación evidente con tus ancestros, como en el caso descrito anteriormente.

Pero me gustaría ir más allá. La pregunta es: ¿qué hay por detrás de todo esto? ¿Por qué razón he ido a caer en este núcleo familiar y no en otro, ¿Por qué me ha tocado este destino?

De aquí se deduce un Plan Espiritual. La herencia espiritual.

Es como si ya vinieras a este mundo con un Guión predeterminado, que corresponde a un tipo de culebrón específico y no a otro. Parece fijado de antemano aquello que has venido a hacer en esta vida y que alrededor de esta función específica se fuera montando todo lo demás: la familia, los acontecimientos personales y las grabaciones psíquicas que van a determinar tu forma de reaccionar a la vida. No al revés… Como si el origen de todo hubiera sido preparado en otro plano, en un lugar sutil e inaccesible, no aquí.

¡Luego todo lo demás se acopla alrededor de este rumbo ya previsto!

Hasta tus aptitudes, virtudes y  habilidades están relacionadas con aquello que has venido a arreglar, completar o compartir en esta vida. Te es dado lo que necesitas para llevar a cabo tu función.

¡Esta es tu Herencia Espiritual!

Esta herencia puede girar alrededor de los más diferentes aspectos: la autoestima y la capacidad de marcar limites a los demás y no perder tu centro. Puede girar alrededor de la parte material de la vida, aceptar estar aquí en el mundo físico y aprender a manejarte en él. O aceptar la espiritualidad… ir más allá de los conceptos sobre Dios que te han inculcado y abrirte a este mundo sutil que muchas veces niegas por miedo y desconocimiento.

Puede estar relacionado con aceptar las reglas de juego: que todo termina, que todo es pasajero y efímero y se trata de aprender a no apegarte a nada… ¡ni siquiera a tu propio cuerpo!

También puede estar vinculado con una labor social, de comunicación o el descubrimiento de cómo hacer la vida más amorosa de alguna manera personal o comunitaria.

Muchas veces se trata exclusivamente de transformar temas personales dolorosos profundamente arraigados en tu psiquismo y que ya toca trascender en esta vida.

Sea el que sea tu guión de vida, tu función, tu aprendizaje, es lo que te toca en esta vida y cuanto antes lo aceptes y honres, antes puedes vivir en armonía con la vida que te ha tocado. Es aceptar tu destino y sentirte bien y feliz… ¡nada menos!

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster en Técnicas de Terapia Transpersonal y El Juego de la Atención. Para más información, consultar las webs:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales 

Crescendum. Desarrolla tu potencial desde la visión transpersonal

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del «Máster de Técnicas de Terapia Transpersonal»

Resultado de imagen de árbol familiar

Vamos a aproximarnos un pasito más a la importancia de conocer nuestra historia familiar, por la valiosa información que nos aporta. La familia es nuestro primer Universo, nuestro nido, es la primera fuente del amor y del dolor. Es nuestra primera escuela de vida.

De nuestro árbol genealógico familiar se despliega toda una herencia no solamente genética, si no ideológica, emocional, sexual, material; heredamos secretos, conflictos sin resolver, deseos no realizados que asumimos como propios.

Y es aquí donde aparece el conflicto interno que toda esta herencia genera, una dicotomía que nos separa y nos fragmenta internamente con mayor o menor dramatismo: ser fiel al sistema y cumplir las expectativas que este proyecta sobre nosotros, o ¿realizar nuestros propios deseos y sueños?

A lo largo de mi práctica terapéutica me di cuenta de lo importante que era tener una información más allá del individuo ya que algunos problemas le trascienden porque hay un “destino familiar” que cumplir dentro de nuestro sistema, y es esto lo que a veces impide que podamos desarrollarnos como individuos o tener relaciones sanas con otros.

Vamos a meditar sobre algunos de los elementos que integran esta problemática, y que al mismo tiempo nos ayude a ir introduciendo conceptos de esta espectacular e infinita dimensión inconsciente.

La lealtad al sistema; la identidad que nos da la familia hace que nos sintamos seguros solo por el hecho de pertenecer al grupo. Esta identificación y sensación de pertenencia hace que nos quedemos fijados  en roles muy determinados y que cumplen una función importante para la supervivencia del grupo. ¿Pero que es lo que nos pasa fuera del grupo?

Crecemos a la sombra de nuestro árbol así que nuestro trabajo es dar luz a toda esa información que desconocemos y que viene  de nuestros ancestros, saber entender y descifrar los mensajes del árbol es como dejar de ser ciego a muchos aspectos de nuestra vida  y nuestra historia familiar. Parte de la esa información nos la proporciona conocer el mito y la función que el árbol cumple dentro del seno familiar.

El mito; se puede decir que cada familia es un mito y cada miembro funciona según ese mito que conlleva una serie de valores, creencias y normas, que pueden funcionar de manera explicita o implícita, es decir que hay una parte consciente y otra inconsciente. Conocer el mito a nivel terapéutico es muy ventajoso ya que permite trabajar las dificultades de lo personal sin ir en contra de los valores del grupo de pertenencia.

Los secretos;  forman parte de la gran mayoría de las familias, a veces están relacionados con el mito y cumple una función importante en su momento y en las  circunstancias del sistema, pero si se fijan en el tiempo lo que sucede es que se terminan alimentando fantasías relacionadas con él y esto hace que se repitan sentimientos y conductas no expresados.

Por ejemplo: en un árbol, me di cuenta de cómo los hombres no eran valorados y esto hacia que en el sistema familiar en concreto los hombres asumieran el papel de débiles o directamente el sistema los elegía así. El hecho fue que una de las abuelas (la materna) había quedado embarazada de su primera hija siendo soltera. El padre no quiso responsabilizarse y abandono a la madre e hija.  Este hecho se le oculto a la hija diciéndole que su padre había muerto. Pero el resentimiento de su madre hacia los hombres hizo que su hija viera a estos como “débiles e irresponsables”.

Esto fue lo que ella trasmitió a su hija que se casó con un hombre débil. Y la hija de estos tenía relaciones que no duraban más allá de unos meses, ella lo achacaba a la incapacidad de los hombres a responsabilizarse y comprometerse. Fue muy curioso descubrir que nadie, sobre todo las mujeres, viera esto como una dificultad en ellas. Aquí ya tenemos la realización de un mito que tuvo su  origen en el secreto de la abuela.

La reparación; empieza en el momento que el secreto se desvela y uno puede darse cuenta de que los sentimientos transferidos del sistema perpetúan el “Mito familiar” que ya no cumple otra función que la de vengar el honor de la familia haciendo débiles a los hombres y a las mujeres “fuertes”, pero también desdichadas.

Con estos breves flashes se evidencia que conocer el árbol propio, sorprende y conmueve. La persona que lo elabora siempre queda maravillada de la historia que le relata su árbol. Es como si se fuera reconstruyendo una historia compleja, un testimonio colectivo que va revelando aspectos desconocidos hasta la fecha.

Y de cómo esta nueva manera de ver a la familia, alivia y repara viejas y profundas heridas.

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster Transpersonal y Juego de la Atención. Para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

Imagen relacionada

Dada la importancia de lo que estamos tratando y la necesidad de integrarlo bien, vamos a ir montando una “Historia de Vida” por grabaciones. El recuento de las vivencias que nos han marcado.

Como si fuera una historia en cuadritos, cuyo protagonista eres tú mismo. Se trata de comprenderte a ti mismo a través de tus vivencias. Esta comprensión es imprescindible para  poder  dejar de juzgar y culpabilizar, tanto a ti mismo como también a los demás.

Si ya has trabajado con grabaciones anteriormente, mejor. Ya has comprobado lo que estamos afirmando aquí. Siempre hay algo para repasar, alguna grabación nueva que surgió o alguna reacción indeseada que todavía persiste. Basta que pienses en reacciones tuyas de los últimos tiempos y seguramente encontrarás algo importante sobre lo que trabajar.

Hasta que no nos iluminamos, nuestras memorias siguen teniendo poder sobre nosotros. Así que abre tu mente a una revisión profunda y bonita de tu pasado, para pulir algún detalle que se quedó sin limpiar, algún matiz que mantiene vivo algo que no quieres. O una grabación a la que no diste importancia hasta ahora y que sí la tiene.

En esta primera fase, vamos a recopilar nuestra Historia de Vida. Tanto grabaciones negativas como positivas.

A veces los recuerdos positivos nos paralizan y no conseguimos seguir adelante, queriendo volver emocionalmente al pasado. Un momento de contacto profundo y amor con mamá o papá, un momento de gran unión familiar en que te sentiste protegido y arropado, puede ser un recuerdo que no te permite avanzar ni valorar lo que tienes ahora…

Por tanto, vamos a volver a tus primeros recuerdos, los de la primera infancia.

Busca un momento tranquilo para ti, 15 o 20 minutos en que puedas estar sola/o.

Busca fotos tuyas de bebe o de tus primeros años y obsérvalas detenidamente, tratando de conectar emocionalmente con esta fase de tu vida. Haz cosas fuera de lo normal: compra un chupete y úsalo en este ejercicio.

Siente como era la sensación de mamar en el pecho de tu madre. El contacto con el agua cuando te bañaban.

Deja que afloren recuerdos de esta época, momentos en la cuna, cuando andabas a gatas, cuando tenías pañales, tus primeros pasos.

Momentos con tu madre, con tu padre, con tus hermanos, abuelos, niñeras. Posiblemente afloren sensaciones físicas básicamente, pues a veces, no tenemos recuerdos conscientes.

Simplemente regístralo y observa si son recuerdos agradables o no.

No dudes de lo que sientas pues son memorias guardadas celosamente en tu psiquismo. Si aparece alguna escena especialmente intensa, vívela emocionalmente, de principio a fin, tenga el cariz que tenga. No huyas de la emoción, ni cambies de registro. Siéntelo de forma plena, con toda la presencia que seas capaz, sea agradable o dolorosa.

Cuando acabes, escribe todo lo que surgió en tu cuaderno, de forma cronológica y con énfasis especial en sensaciones y emociones. Si no surgió nada especial, no te importe.

O no hay recuerdos especiales o no es el momento de tratarlos. Acepta siempre lo que tu psiquismo te ofrece en cada momento. ¡Sabe muy bien lo que hace!

Repite el ejercicio anterior unas semanas después. Trata de revivir la relación con los hermanos, las comidas en casa, los primeros recuerdos en el colegio, con colegas y profesores. Como te sentías fuera de casa, pues fue tu primer encuentro con el mundo exterior.

Cuando acabes, describe las escenas en tu cuaderno, cronológicamente, dando énfasis a las emociones que sentiste en cada momento. Procura poner los detalles, hechos o palabras, que hicieron saltar tus emociones.

Cuando termines, relee lo que has escrito en ambos momentos y mira si estas emociones las sigues sintiendo en tu vida actual. Subraya las escenas que te parecen de mayor relevancia.

Durante este periodo de contacto con tu memoria de infancia, busca una foto de esa época que te toque especialmente el corazón y llévala contigo, en tu cartera o colócala en tu mesita de noche.

Mírala con frecuencia, conecta con tu niña/o, la parte tuya que pasó por todas estas escenas que has estado reviviendo…

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster Transpersonal y Juego de la Atención. Para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal