Entradas

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster de Técnicas de Terapia Transpersonal

para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

Si en tu infancia era placentero el cole, puede que ahora después de un descanso vacacional, te guste volver a tus actividades profesionales, tener acción y ocupación. Al contrario, si para ti el cole era duro y desagradable, a tu vuelta vacacional puedes estar apesadumbrado, triste o incluso deprimido. La forma de tomar las cosas tiene mucho que ver con tus memorias del pasado y el sabor que tenían para ti.

Felizmente, puedes «desaprender» todo lo que quieras y puedes encontrar formas nuevas de vivir.

La meta es poder pasar por todo sin que te afecte. Vivir todo lo bello que trae la vida sin crear una dependencia del placer, ni querer conservarlo eternamente.

La vida es cíclica y así son también los acontecimientos de la vida. Cada acontecimiento, hasta el más terrible, tiene un aprendizaje incorporado. Cuando aprendes lo que te quiso enseñar, la situación nunca más se presenta, porque no la necesitas y además, jamás la vivirás de la misma manera.

Siempre recuerdo una amiga que cada vez que iba a la playa se llevaba un pelotazo de los jugadores de raqueta. Una coincidencia molesta, incomprensible, hasta que un día decidió jugar ella  misma y lo disfrutó un montón. ¡Nunca más se llevó un pelotazo!

Entonces, vamos aprovechar la ocasión para vivir la vuelta “de lo que sea” de una manera nueva, más rica, más nutritiva, más divertida!

Para de leer un instante y busca cómo enfocar tu mente de una forma distinta, viendo esta vuelta a casa como una ocasión maravillosa para hacer tu casa todavía más acogedora y alegre, para llevar a cabo proyectos, mejorar tu rutina, hacer más amorosa y amable tu relación con tu pareja, con tu familia, con tus animales; ensalzar tu día a día con cosas que nunca te atreviste a hacer antes.

No sigas leyendo. ¡Hazlo ahora!

Recuerda que tu forma de ver las cosas viene de tus grabaciones del pasado, que han formado tu “pseudo-yo”. Es tu parte automatizada, que reacciona siguiendo las memorias que todavía están vivas dentro de ti. También están vivas en tu cuerpo, que recuerda todo, ¡hasta aquello que tu memoria no alcanza a recordar!

Esto comienza en el útero de tu madre. En realidad ya antes, en el momento de tu concepción. Muchos terapeutas afirman, no sin razón, que tomas decisiones importantísimas para tu vida antes de nacer. A través de tu cuerpo puedes revivir recuerdos inalcanzables para la memoria intelectual. Todo esto te está influyendo. ¡Y tú sin saberlo!

Es importante que sepas que también se pueden dar grabaciones en la edad adulta. En un momento inesperado, las defensas que has construido para defenderte de todo lo doloroso que te ha pasado, caen de golpe, y te vuelves a sentir indefenso, como cuando eras niño/a.

Cuando te llevas un susto fuerte, cuando sufres un shock emocional o cuando te llevas un golpe físico importante, todo el esquema protector del adulto se viene abajo y se fija una nueva grabación. Un ejemplo típico son operaciones, accidentes, golpes, traiciones sentimentales.

Siempre que te pilla desprevenido/a una sorpresa chocante, tu escudo se esfuma como por arte de magia y vuelves a grabar la experiencia, pues tu sensibilidad sigue ahí, intacta todo el tiempo.

Las grabaciones se mantienen vivas de varias maneras. Una de ellas son las imágenes mentales. Son los símbolos a los que se aferran los recuerdos para no desvanecerse. Tanto las imágenes de cosas que te han pasado aquí en el mundo físico, como las imaginarias, que dan forma a tus miedos y temores, están influyendo sobre ti.

Pero las noticias son buenas: todo esto lo puedes quitar de tu mente. Puedes dejarla limpia y pura, abierta a lo que la vida te pueda traer.

Más allá de todo esto, lo que importa de verdad es la vuelta a nuestra verdadera Casa. A nuestra verdadera naturaleza esencial.

Cada vez que neutralizas una memoria que te tenia encadenado/a a ella, surge espontáneamente una parte luminosa de ti, de tu Ser real, el que está siempre en conexión con algo mayor que el mundo físico. Cada grabación constituye un alejamiento de lo que eres realmente, una separación de tu hogar, de tu estado natural de bienestar, de levedad. Es una puerta cerrada que te separa del amor, al que tienes todo el derecho.

Por esa razón, cada grabación que eliminas de tu mente y de tu corazón, cada sensación corporal desagradable que abandona tu cuerpo, cada reacción indeseada que sale de tu repertorio, te va acercar más y más a ti mismo. ¡A tu Casa!

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster de Técnicas de Terapia Transpersonal

para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

 

Una vez creada la grabación original, experiencias similares posteriores van reforzándola más y más, hasta que vemos que lo mismo se repite eternamente, y en ese momento quedas convencido/a de que aquello es irremediable y formas tus conclusiones, que para ti son verdades absolutas: el mundo es enemigo, no me quieren, no soy capaz, es peligroso ser espontáneo/a y expresarse…

Esta misma creencia se materializa fuera y se confirma con hechos. Pasas a percibir solamente aquello que encaja con tu idea.

Ejemplo didáctico el caso de una pareja, dónde él se sentía abandonado cada vez que su mujer se iba con las amigas o hacía algo personal suyo. Registraba estos momentos y sufría intensamente, pues su madre le había abandonado de niño. Por más que hiciera la esposa, no había manera de contentarlo. No registraba todas las atenciones que le brindaba, pero cualquier pequeña ausencia era para él la confirmación de su abandono. Hasta que no se dio cuenta de que lo que le dolía era la falta de su madre, no pudo reconocer todo el amor que tenía por él su mujer…

Así andamos por la vida, cada uno con su grabación a cuestas, ¡hasta tomar conciencia de cómo funciona tu mente y darle solución! ¿No quieres ser feliz? Este es un camino…

¡Avancemos entonces!

Aprendamos a estar en el aquí y ahora, viviendo cada instante, percibiendo cómo es estar atento a todo lo que pasa aquí, en este instante, con estas personas, conmigo mismo. Podemos usar cada segundo y cada reacción emocional que sintamos para estar leve, feliz y disfrutar o para “picarse” con algo, quedarse frustrado/a, creer que las cosas deben ser de otro modo.

Siempre hay algo exterior que justifique perder el estado de levedad y de bienestar. Si esto ocurre, una grabación del pasado se ha activado y te ha pillado. Así de sencillo. Sólo que este estado, muchas veces vivido, se ha podido hacer crónico.

Sensaciones de inseguridad, de frustración… han sustituido el estado natural de bienestar, el que corresponde a tu verdadera naturaleza. Algunos siempre volvemos a caer en miedos y en ansiedades, en no tener confianza en nosotros/as mismos/as. Comienza a verlo simplemente como estados creados por grabaciones y a los que te has habituado.

Si durante esta quincena aparece alguno de estos estados crónicos desagradables, en vez de sentirte incapaz de remediarlo, comienza a tomar conciencia de que proviene de una grabación del pasado. En lugar de sufrir con ello, aprovecha este malestar para localizar la grabación. Se llega a ella por medio de la emoción, no de la memoria intelectual.

Igual que a los recuerdos intrauterinos se llega básicamente por las sensaciones físicas, las grabaciones posteriores suelen ser emocionales.

Toma conciencia de lo que estás sintiendo. Dale un nombre a tu emoción. Pregúntate a ti mismo cuándo te sentiste así en tu niñez. Recuerda qué estaba ocurriendo, cuáles eran las circunstancias, qué personas estaban presentes, qué dijeron, cómo reaccionaste ante lo que dijeron o ante sus gestos, sus caras… Localiza los sentimientos que tuviste: rechazo, desprecio, indiferencia, dolor, rabia, incomprensión, frustración, sentimiento de injusticia…

Empieza a darte cuenta de que, aunque las circunstancias han cambiado, las emociones son las mismas de entonces y las reacciones también. Estás reaccionando de la misma forma que lo hiciste ante los padres, los hermanos, los profesores, la familia, los niños del colegio. Sigue siendo la emoción del niño/a que tú fuiste hace años…

Apúntalo en tu cuaderno con todos los detalles. No dejes de hacerlo, pues más adelante vas a aprender a neutralizar completamente esta reacción. Por el momento es suficiente con que te des cuenta de que todo ello corresponde a tu pasado.

Si tienes la suerte de que durante la quincena no ha surgido ninguna reacción de sufrimiento ni de rabia, ¡enhorabuena! Esto significa que realmente sabes disfrutar. En este caso, te aconsejamos que aproveches tomando conciencia de tus sentidos.

Dedica 5 minutos diarios para experimentar con cada uno de tus sentidos. Un día te centras solamente en tus oídos. Deja que los sonidos entren en ti, resuenen en ti, cojan un colorido y una forma definida dentro de ti. Otro día dedícate a observar durante 5 minutos seguidos una flor o un paisaje o un cuadro o la foto de alguien que quieras o te llame la atención. Otro día, toca diferentes texturas, plantas, piedras, tejidos… también a tus personas queridas. Al día siguiente pon toda tu atención en el sabor de las diferentes frutas.

Finalmente, dedica los 5 minutos del último día para reconocer y sentir los olores de diferentes flores y frutas, del césped, de la tierra mojada, del mar… Hay todo un mundo para ser reconocido a través de los sentidos. Si quieres, pasa una semana con un solo sentido y otra semana con otro. Todo ello va ir dándote sensaciones nuevas, aumentando la gama de tus percepciones y ampliando tu sensibilidad.

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster de Técnicas de Terapia Transpersonal

para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

 

Si en los anteriores posts sobre Grabaciones Emocionales (a los que puedes acceder aquí para leer el primero y aquí para el segundo) has podido localizar en ti un estado-base grabado desde tu gestación, habrás comprobado cómo esta sensación coarta toda tu libertad para sentir.

Habrás podido comprender la importancia de localizar esta parte en ti que es totalmente repetitiva y automatizada. Pero hay suerte: el inconsciente es muy, muy literal y por esto mismo, se deja manejar bastante bien.

¡Puedes meter información nueva en tu ordenador, puedes borrar información, y así remediar cualquier grabación! Va a depender de lo que quieras hacer y de tu constancia.

Como los niños son muy impresionables y no tienen formas organizadas para defenderse de las agresiones e invasiones del mundo exterior, la mayor parte de las grabaciones provienen de la infancia, de la pubertad y de la adolescencia. Tienen diferente cariz:

  1. Las de la infancia suelen ser muy ligadas al miedo y a la impotencia

Hay que recordar que un niño realmente no tiene recursos; según la familia que le ha tocado, a ella se tiene que amoldar. Además, es una etapa en la que hay que obedecer, no suele haber otra alternativa.

Puede tocarle una familia amorosa y protectora (a veces demasiado) o una familia desestructurada y conflictiva. Si los padres le explican el por qué de las cosas, el niño puede formar estructuras sólidas y crear una personalidad equilibrada. En cambio, si los padres imponen las cosas, el niño se siente incomprendido y más tarde se va a rebelar, a veces en momentos y lugares inadecuados y de forma destructiva para él. Si hay violencia en la familia, el niño siente pánico y más tarde de adulto puede llegar a comportarse igual, por mucho que lo odie.

Es importante saber que en el momento en que se activa una grabación no se para uno a razonar si es algo bueno o malo. Se funciona en automático, como el teclado de un piano: si das a una tecla concreta va a sonar siempre la misma nota. El piano no juzga si es la correcta o no.

Lo que es cierto es que el niño es como una esponja y absorbe lo que hay en el ambiente familiar. ¡Esto es ley! Lo que hay, el niño lo hace suyo.

Por esto mismo, no debes sentirte culpable si en algún momento actúas como lo hicieron en tu casa, de una forma que rechazabas. Simplemente has absorbido lo que había. Ahora, la suerte es que tomando conciencia de lo que hay y de cómo funciona la mente, ¡puedes transformarlo en aquello que realmente quieres!

Un ejemplo didáctico es el de una chica cuyo padre era muy impaciente y exigente. Ella sufría una tensión enorme y una sensación de no poder equivocarse jamás. A pesar de sus esfuerzos por evitarlo, con sus hijos repetía la misma exigencia y se impacientaba ante cualquier fallo. Sólo cuando neutralizó la grabación de infancia con su padre, pudo cambiar su actitud con los hijos.

           2. En la pubertad y la adolescencia las grabaciones suelen girar alrededor de la culpa y el poder

Es una época en la que la rebeldía es normal y hasta beneficiosa para configurar la Personalidad, el Yo personal. Pero esta etapa no suele ser comprendida por la familia, así que el adolescente se ve dividido entre seguir su camino o seguir obedeciendo. Si rompe las reglas siente su poder personal, pero al tiempo siente culpa. Si las sigue, se siente coartado.

Las reglas ya están interiorizadas y el conflicto no es solo con los padres y el entorno, también es interno. Si obedezco, mal, y si no obedezco, peor. Por ello, el rebelde suele sufrir y al tiempo sentir su triunfo. Este conflicto a veces crea hábitos destructivos que el adulto luego perpetúa, hasta darse cuenta que también esto es una grabación que puede transformar.

Las grabaciones de este período suelen girar alrededor del poder y de su pérdida. También sobre la injusticia, no sentirte comprendido, no permitirse vivir, tener trabas para lanzarte libremente a explorar el mundo, la sexualidad, el contacto con los demás.

Un ejemplo didáctico es el alumno que pasó su infancia enfrentando a su padre para defender a su madre de críticas y desvalorización, luego de adulto, no podía evitar enfrentamientos continuos en su hogar y en su trabajo. Su vida era un infierno, siempre luchando en una guerra sin cuartel. Vivía en un ring de boxeo. Al trabajar su grabación, consiguió por fin sentir paz y, lo más importante, disfrutar de la vida. Como estaba viciado en la adrenalina que produce la lucha y era adicto al subidón del enfrentamiento con otros, la paz y el disfrute era imposible.

 

Psicología Transpersonal. ¿QUÉ ES UNA GRABACIÓN EMOCIONAL? (parte 1)

Aunque aceptes que tu función de vida viene determinada desde un lugar mayor que no somos capaces de comprender totalmente por el momento, la verdad es que tu vida “menor” (tu día a día y tu vida emocional), está gobernada por Grabaciones.

 

¡Hazte a la idea de que una buena parte de tu forma de ser viene de ahí! Si no te das cuenta de que existen grabaciones, si no actúas para transformarlas, además de aprender a observarlas desde este contexto mayor, te quedarás pillado por reacciones automáticas que brotan incontrolables desde tu interior cuando menos te lo esperas.

 

Es como si nuestra vida emocional tuviera vida propia, independiente de nuestra voluntad. ¡Nuestras reacciones parecen ir por libre! La mayor parte del tiempo reaccionamos de la misma manera, y no siempre de la forma que realmente nos gusta. Sufrimos cuando no logramos actuar como queremos y deseamos.

 

¿Te acuerdas todas las veces que no quisiste sentir celos, pero no lo pudiste remediar?

¿Cuando reaccionaste con rabia, incapaz de pensar y actuar con claridad?

¿Cuando un gesto o una mirada, te hicieron sentir terriblemente solo/a, abandonado/a?

 

Aun comprendiendo que no era para tanto, no has conseguido dejar de sentirte rechazado/a, en lo más profundo de tu ser. O cuando por enésima vez te invadió aquella sensación de injusticia… ¡Te sentiste victima de la gente, de las situaciones, de la vida! Quedaste triste, desanimado/a, sin esperanza y al tiempo con mucha indignación… O cuando un tono de voz agresivo y despreciativo te dejó como si tuvieras 5 años de edad, sin saber reaccionar…  Y aquella vez en la que no te creíste capaz de llevar a cabo una tarea y te escaqueaste… Cuando no pudiste enfrentar una persona, ni expresar lo que de verdad sentías y pensabas… Son tantos los ejemplos, ¿verdad?

 

El primer paso para salir de esta cárcel emocional en la que te acorralan tus propias actitudes, es tomar conciencia de que existen grabaciones y que ellas son las responsables precisamente de estas reacciones que no quieres.

 

Ya fue dicho muchas veces que nuestra mente actúa como un ordenador. Es un ordenador potentísimo y hay que aprender sus reglas y su manejo, para poder usarlo y aprovechar todas sus posibilidades. De su buen funcionamiento depende toda tu vida; lo que te pasa y también como tomas todo aquello que te ocurre.

 

Felizmente puedes añadir información, borrar lo que ya no te vale y puedes cambiar y añadir los programas que quieras, pero también, como en un ordenador, si no cambias la información que tiene, esta sigue actuando igual, aunque pase el tiempo, durante años y años. Tampoco cambia su funcionamiento aunque que lo lleves al otro lado del mundo. No hay forma de huir de tu propia mente. ¡Lo único que va cambiar su forma de actuar es cambiar sus datos!

 

Una grabación es una impresión fuerte que se grabó en tu “ordenador mental” como si de una orden de funcionamiento se tratase. Tu mente recoge la información a través de los sentidos y graba la totalidad de las impresiones que recibe en aquel determinado momento, que fue tan importante para tu vida emocional o para tu supervivencia. Entonces, almacena la información como un todo. Guarda todos los detalles: lo visto, lo oído, lo tocado, el olor ambiente, el sabor de boca que sentiste, las emociones que brotaron.

 

Todo esto es guardado como si de un archivo completo se tratase. Luego, cuando en el mundo exterior surge una situación que tenga alguno de estos mismos ingredientes sensoriales, toda la información reaparece.

 

Es como si buscaras en “Google” un detalle de un documento, y aparece el documento completo. El sistema lo recrea con pelos y señales.

 

Por lo tanto, cuando los sentidos detectan algo similar en el ambiente que te rodea, se “reactiva” la memoria, haciendo saltar la grabación completa; reaparecen las mismas sensaciones que tuviste en el momento original. Al revivir las emociones de antaño, vuelves a sentirte como si tuvieras 3 años, ó 5, ó 8, ó 12… la edad a la que corresponde el recuerdo sensorial.

 

Igual que el elefante que pasó toda su vida preso por una cuerda y no se da cuenta que ha crecido y que puede romperla fácilmente, tú tampoco recuerdas todos los recursos que ya tienes, cuando se activa una grabación.

 

Las emociones te embargan de tal manera, que te olvidas de la realidad actual y te sientes pequeño/a, frágil, débil y sin recursos, impotente ante una situación que, de estar “normal”, resolverías con facilidad. Como el elefante, te olvidas de que has crecido y que ya tienes recursos más que sobrados. Inmerso en este estado, no respondes como un adulto porque te has perdido en una película grabada dentro de ti. ¡Y en aquel momento te lo crees!

 

Cuando todo ha pasado, te sientes frustrado/a, triste y te resientes contigo mismo/a por haber caído en lo de siempre, por haber tenido miedo, por haber actuado como cuando eras pequeño/a.

¿Te suena familiar?

por Marly Kuenerz, psicóloga clínica transpersonal, directora del Máster de Técnicas de Terapia Transpersonal

para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

psicologia-transpersonal-programacion-psiquica

Lo normal debería ser que siempre nos sintiéramos leves, libres, contentos/as, llenos de vida. Cada vez que no te sientes así, te ha pillado una grabación, un automatismo que te aprisiona emocionalmente. Al quitar la grabación, sales sin esfuerzo de la prisión para encontrarte contigo mismo, no más prisionero de tu pseudo-yo. Leer más

psicologia-transpersonal-conferencia-1

Conservas todavía en tu pecho las necesidades que no fueron satisfechas, así como las caricias que recibiste, los momentos de unión vividos con la familia, los juegos y aventuras.

conciencia-psicologia-transpersonal-atencion

Como habrás podido comprobar si has seguido los últimos post, cuanta más atención pones en tu sensibilidad y más vas reconociendo su resonancia dentro de tu cuerpo, más recibes de ella. Si has podido seguir las instrucciones, habrás experimentado de una forma práctica que puedes disfrutar de muchas cosas que antes pasaban totalmente desapercibidas. Es cuestión de ir educando tu receptividad a la belleza y a todo lo que puede nutrir tu alma. ¿Te apetece avanzar? Leer más

psicologia-transpersonal-cambio

¿Cómo va tu lectura? ¿Estás consiguiendo mantener este nuevo hábito de auto-indagación?

Seguramente a veces te quedas con una frase concreta que resuena dentro de ti, y te cuesta seguir adelante con la lectura. Si esto te pasa, ¡estupendo! Tu psiquismo ha registrado un detalle significativo para ti, algo que tiene más importancia que lo demás en este momento. Si esta frase te acompaña durante el día, es más que suficiente. Si en algún momento te vuelve a la mente y meditas sobre ella, mejor todavía. Leer más

psicologia-transpersonal-excitacion-nuevo

¡Qué enorme efervescencia produce todo lo nuevo! El “subidón” aparece cuando te atreves a cruzar las fronteras conocidas, soltar el freno y salir del encogimiento que ofrece una seguridad tantas veces trillada. Es atravesar el pánico del territorio desconocido, atreviéndote a salir de un espacio demasiado familiar, demasiado cómodo y demasiado estrecho. El miedo nos coloca una barrera delante, nos cierra las puertas con potentes cerraduras y nos reduce a un espacio desproporcionadamente pequeño para nuestro verdadero potencial. Leer más

psicologia-transpersonal-parto-experiencia

¿Cómo te sientes respecto a estos recuerdos de tu vida? Como dice una amiga terapeuta: “El mejor amigo del hombre no es el perro, sino el papel y el lápiz.” Es importante que observes si sientes menos carga emocional con respecto a estos acontecimientos… Leer más