Entradas

Temas tratados en el ciclo

La Realidad desde la Física Cuántica, de la Dra. Mª Victoria Fonseca

para más información consultar nuestra página web:

La Realidad desde la Física Cuántica

Dos investigadores estadounidenses de la Universidad de Washington, Andrea Stocco y Rajesh Rao, llevan años investigando la comunicación mental a distancia y han conseguido que una docena de personas conectaran sus mentes para echar una serie de partidas en un juego de adivinanzas. La mitad de los participantes llevaban un gorro con electrodos para registrar la actividad cerebral mientras jugaban.

¿Cómo lo hacen? Usando una interfaz cerebro-máquina: un sistema que capta las ondas cerebrales, las traduce a código binario y las envía por la red de Internet hasta otro cerebro donde, en un proceso inverso, la información se convierte al código neuronal. ¡El número de aciertos es el 72%!

Primero lo experimentaron ellos mismos. En 2013, Rao tuvo que pensar en pulsar el ratón de un ordenador. Llevaba en su cabeza un gorro de un sistema de electroencefalografía (EEG) que recogía la actividad eléctrica de su cerebro. La interfaz cerebro-máquina había sido diseñada para detectar las ondas relacionadas con ese deseo de pulsar, un deseo que, convertido en bits, llegó por Internet hasta Stocco, ubicado en otro edificio de la universidad a más de un kilómetro de distancia. Sobre su cabeza había esta vez una máquina de estimulación magnética transcraneal (EMT). Este aparato emite una serie de pulsos electromagnéticos que, a una frecuencia determinada y sobre las zonas del cerebro relacionadas con las actividades motoras de la mano, obró el milagro: Stocco presionó el botón del ratón.

Al año siguiente repitieron su experimento, pero esta vez con dos voluntarios. Aquí se trataba de jugar a salvar la ciudad de un ataque enemigo. Uno tenía en su pantalla el escenario del combate y veía venir los misiles enemigos. El otro no podía ver la escena, pero tenía el disparador bajo su dedo. Como en el primer experimento, consiguieron que cuando el primero pensara en disparar, el segundo lo hacía.

Por tanto, ¡los pensamientos generan energía eléctrica medible! ¿Qué es lo que sucede en este experimento, qué significa? Más que comunicación telepática entre dos cerebros, se trata de una «zombificación» de uno por el otro, era una comunicación inconsciente. El pensamiento de un participante era convertido en órdenes para activar el córtex motor del otro, sin que interviniese la parte ejecutiva de su cerebro.

Podéis leer el artículo original tal y como apareció en EL PAÍS

 

sueños

Entre el vivir y el soñar hay una tercera cosa: adivínala.

Tras el vivir y el soñar está lo que más importa: despertar.

Antonio Machado

 

LA SABIDURÍA SOBRE LOS SUEÑOS Y EL TRABAJO TERAPÉUTICO

El uso de los sueños con fines terapéuticos acompaña a la humanidad al menos desde que ésta emplea la escritura. A lo largo de seis mil años los seres humanos hemos indagado sobre nuestra conciencia a través de los sueños. Caldeos, indios, egipcios, griegos… pueblos de los cinco continentes. Todas las escuelas psicológicas y terapéuticas – el psicoanálisis freudiano y junguiano, la terapia gestáltica y la neurociencia – han investigado los sueños. Todas las civilizaciones y psicologías, sin excepción, han comprendido la importancia de los sueños como el mejor método de conocer nuestro inconsciente y nuestras motivaciones desconocidas para actuar en la vida.

El trabajo terapéutico con los sueños es heredero de esta sabiduría universal. Este trabajo emplea métodos solventes y herramientas del saber humano para conocer los sueños y poder trabajar con ellos. Los sueños pueden trabajarse con rigor más allá de los prejuicios, la escuela o la ideología del terapeuta. Este es el principio que rige nuestra investigación a lo largo de los años y que fundamenta la formación que ofrecemos. Conocer el lenguaje de los sueños faculta al profesional de la psicología, la psiquiatría o al terapeuta para poder afrontar mejor su trabajo.

 

EL EMPLEO DE LOS SUEÑOS EN CONSULTA

El terapeuta o psicólogo que emplea en su trabajo los sueños acompaña al consultante mediante la escucha, la recolecta o la incubación de sueños. A través de los sueños el consultante establece un diálogo consigo mismo que es facilitado – nunca dirigido – por el terapeuta.

Es importante tener en cuenta que ninguna de las escuelas psicológicas posee la verdad sobre los sueños. En la terapia de sueños se deben combinar métodos asociativos, simbólicos, psicoanalíticos y gestálticos con herramientas de actuación como son la mayéutica, la actuación del sueño y sus partes, la imaginación activa, la conciencia corporal del sueño…

No existe una única interpretación de los sueños porque son polisémicos y sus verdades deben ser trabajadas en función de las necesidades del soñante. El trabajo terapéutico con los sueños es un saber que emplea distintos métodos y que requiere rigor, método, sensibilidad, atención y empatía.

El trabajo con los sueños genera un proceso en el que el consultante conoce sin censuras cuáles son sus deseos, sus apegos, sus pulsiones, sus virtudes y sus posibilidades. El terapeuta lo acompaña y le ayuda a encuadrar ese trabajo en una terapia existencial enfocada al crecimiento personal o a la desaparición de dificultades, síntomas o carencias personales.

El trabajo del terapeuta que emplea los sueños es un trabajo que se sitúa entre lo inconsciente y lo supraconsciente, respetando siempre a la persona y su destino o yo esencial.

El trabajo con los sueños ayuda al consultante a situarse en la vida sabiendo por qué actúa, cómo actúa y para qué actúa. Ello le permite ver sus necesidades y sus límites y facilita la integración de su personalidad.

Trazando el relato personal, el mapa emocional y simbólico del consultante con la ayuda de los sueños somos capaces de saber cómo se percibe el consultante y hacia donde se encamina. Y ahí comienza nuestra labor: acompañarle en el viaje de la salud.

La formación introductoria para el trabajo terapéutico con los sueños es fruto de años de investigación rigurosa y dota a los alumnos de diversas competencias como la comprensión del fenómeno de los sueños desde la neurociencia, el empleo de herramientas básicas y metodologías para la terapia con sueños o la destreza de comprender los propios sueños como fundamento para trabajar con los demás.

 

QUÉ APORTA EL TRABAJO TERAPÉUTICO CON SUEÑOS

El trabajo terapéutico con sueños facilita el autoconocimiento, permite la comprensión de los sueños, libera emociones, regula el descanso, reduce las pesadillas, ordena los procesos imaginarios, ayuda a reparara desequilibrios psíquicos causados por abuso de sustancias visionarias y adicciones, orienta la búsqueda del sentido de la vida, atempera la neurosis, mejora la autoestima, integra la personalidad y acompaña el crecimiento personal.

 

 

por Javier Esteban, psicoanalista y profesor de hermenéutica de sueños. Colaborador en el Máster de Terapia Transpersonal

para más información, consultar web:

Máster PRESENCIAL en Técnicas de Terapia Transpersonal

Máster ONLINE en Técnicas de Terapia Transpersonal

Herramientas Transpersonales Básicas para Profesionales

Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

Ver la web: Crescendum, desarrolla tu Potencial desde lo transpersonal

Hoy en día, la gran mayoría de las personas viven en un mundo de información masivo, sintiéndose incapaces de manejar tanto volumen. Ante dicho exceso de información, deciden descansar en los medios de comunicación y otras autoridades para que les digan cuál es la información más importante y relevante para sus diversos ámbitos de interés.

Entonces se convierten inconscientemente, en esclavos de los intereses comerciales que les dicen que comer, que ver, qué moda llevar, como divertirse, qué estilo de vida llevar y como «matar» su valioso tiempo.

Es muy común escuchar la frase, «es que no tengo tiempo«. Todos tenemos las mismas 24 horas. Lo que la gente quiere decir, es que no saben como enfocar su atención en aquellos elementos esenciales para una vida exitosa y plena. Buscamos ocultar el desconocimiento con excusas que todos escuchan y nadie cree.

El éxito nunca ha sido producto de accidentes o de la suerte. Algunos, en su ingenuidad, al éxito de otros le llaman “suerte”. El éxito requiere aprendizaje, diseño, voluntad, acción y fluidez.

Si te interesa conocer cómo diseñar un mejor futuro para ti y los tuyos, aprende a hacerlo.

Te invitamos a DISEÑAR TU DESTINO, una experiencia de base científica. Sabio es quien reconoce la oportunidad y actúa sobre ella. Sin embargo, otros te dirán: “¡Que suerte tienes!”